Aseguran que El Sureño Ejecuto a Integrante de la Mafia Vietnamita

Autoridades de Quintana Roo están en búsqueda de Óscar Olmedo Alanís, el Sureño, identificado como el sicario que viajó desde la Ciudad de México para ejecutar a Robert James Dinh, turista canadiense quien fue asesinado en el hotel Xcaret junto con su acompañante y donde otra mujer resultó herida en las mismas acciones.

De acuerdo con los reportes, el Sureño fue arrestado en la capital del país en 2010 por robo calificado y estuvo preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, pero logró su libertad. Sin embargo, tres años más tarde quedó detenido en la Paz, Baja California, por su responsabilidad en delitos de extorsión y finalmente salió de las rejas en 2018.

Este sujeto radicaba en Iztapalapa, desde donde partió hasta Quintana Roo para cometer ejecuciones en el complejo turístico del municipio de Solidaridad el pasado 21 de enero. El objetivo era Robert James Dinh, pero también hirieron a Thomas Cherukara y Ceara Jessica Sahadee Yari, quien se encontraba en el lugar.
 

 
 
De acuerdo con investigaciones de la fiscalía estatal, el atentado derivó de una deuda económica por drogas en operaciones transnacionales en que participaban los dos sujetos que resultaron asesinados.

Aunque las autoridades ministeriales no lo han precisado, James Dinh estaría ligado al narco vietnamita que opera en Canadá y en Estados Unidos, conocido como Cong Dinh. Este último es objetivo de la Administración del Control de Drogas (DEA) y en 2019 se ofrecieron 50 mil dólares de recompensa por él.

Los vínculos de la organización implicaron el lavado de millones en ganancias, tras enviar importantes cantidades de éxtasis y marihuana al sur de Estados Unidos, así como cocaína al norte de Canadá. Además, sus alcances se constataron en México, además de California, Australia, Vietnam y en las calles del territorio canadiense.

Huéspedes del complejo hotelero gritaban en pánico tras el ataque que comenzó como una discusión. Video: @BalanHerrera / Twitter.

 
El Sureño no estaba contemplado originalmente en el asesinato. Viajó de emergencia, pero a pocas horas de su partida desde la alcaldía Iztapalapa cometió el crimen. Presuntamente estaría ligado con una célula criminal que opera en la capital del país, pero no se ha precisado a cual de ellas.

Informes proporcionados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México permitieron conocer el largo historial de crímenes atribuidos al presunto sicario Alanís Olmedo. Ahora también se han conocido imágenes donde presumía chalecos tácticos, así como un fusil de grueso calibre con mira telescópica.

Óscar Montes de Oca, fiscal que Quintana Roo, precisó que los ejecutados en el hotel Xcaret estaban relacionados con con narcotráfico, robos, armas, delitos contra la propiedad y uso falso de identidad, según datos aportados por la Policía de Canadá.
 

 
 
Para que el Sureño pudiera llevar a cabo el asesinato, fue trasladado al complejo hotelero por Cristian R, quien previamente había sido contratado para las operaciones, pero sus dos sicarios reclutados inicialmente desistieron del trabajo criminal al observar vigilancia y presencia de policías en la zona.
 
Cristian R pertenecía a una organización dedicada a las ejecuciones. Él había cerrado el trato e informó a quienes le contrataron sobre las dificultades, además, se presume que mantenía contacto con Nhu “T”, mujer que viajó de Canadá con los vacacionistas.

Ella habría proporcionado información para el monitoreo de los objetivos, pues se encargaba de cuidar a menores de edad que también planearon su visita junto con los supuestos delincuentes extranjeros. Los turistas decidieron visitar la Riviera Maya y reservaron en el hotel Xcaret del 15 al 22 de enero. Aunque un día antes del regreso ocurrieron los asesinatos.

 
Para el 21 de enero, Cristian R acudió al aeropuerto internacional de Quintana Roo por el Sureño. Ese mismo día, ambos ingresaron al hotel con brazaletes que les fueron útiles para permanecer en las instalaciones. Al nuevo asesino le dieron todos los detalles de Robert James Dinh.

A las 14:45 horas se acordó esperar al criminal en un punto determinado a bordo de un vehículo, para que lograra darse a la fuga. Los dos se comunicaban por teléfono constantemente.

Pero 40 minutos antes de que ocurrieran los hechos, el agresor se encontró con Nhu “T. Los dos platicaron durante tres minutos, de acuerdo a videos obtenidos del circuito de seguridad del centro de hospedaje. El Sureño estaba sentado en un camastro, bajo una sombrilla. La mujer llevaba una carriola y ahí habría otorgado información sobre los turistas.

 
Una cámara captó cinco balazos y luego de ello el pánico se apoderó de los visitantes. Los cuerpos quedaron tendidos bocabajo, sangrando. El sicario se internó en la maleza selvática adjunta y otros vacacionistas pidieron ayuda.

El Sureño llegó al coche blanco donde era esperado por Cristian R, se quitó la sudadera gris y la tiró al piso. Enseguida se metió dentro de la cajuela y los dos emprendieron la huida para ocultarse. Desde entonces no se sabe nada de su paradero, pero se tienen elementos suficientes sobre su probable identidad.

Las investigaciones permitieron dar con el conductor del vehículo el pasado 22 de enero, pues también había rentado un departamento en el municipio de Benito Juárez. La mujer que habría fungido como cómplice igual quedó asegurada y la vinculación a proceso de los dos arrestados se decidirá este sábado 29 de enero.
 

 
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog