"Tenían ADN de Serpiente" Declaró Matthew Taylor al FBI

Una Hora después de haber asesinado a sus hijos de 10 meses y dos años en Rosarito, Matthew Taylor Coleman confesó ante el FBI haber cometido el crimen ante autoridades estadounidenses porque “era la única forma de salvar al mundo”, pues creía que sus hijos se convertirían en monstruos al tener ADN de serpiente.

El estadounidense de 40 años se encuentra detenido en la cárcel del condado de Santa Ana, California, a donde fue transferido la mañana de ayer martes 10 de agosto, tras haber sido capturado al intentar cruzar la frontera e interrogado durante casi 12 horas por el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés).

Horas antes de llegar al cruce fronterizo de San Ysidro, la Policía Municipal de Playas de Rosarito había localizado los cuerpos de Rain, una bebé de 10 meses y Kaleo, de tres años, con heridas de arma producidas por un arpón de pesca metálico.

Hoy, 11 de agosto, el FBI presentó ante la Corte Federal Central de California, radicada en Los Ángeles, una petición para que se le imputen cargos por el homicidio de sus dos hijos, bajo el título 18 § § 119 que considera un delito federal el asesinar a ciudadanos estadounidenses en el extranjero.
 

 
 
El reporte de la agente del FBI, Jennifer Bannon, quien se encuentra a cargo de la investigación, describe cómo el hombre planeó, cometió el doble homicidio, se deshizo de la evidencia e intentó regresar a Estados Unidos.

En el documento, la agente especial relata “(Matthew) sí sabía que estaba mal lo que había hecho, pero dijo que era la única forma de salvar al mundo”.

Matthew también aseguró haber sido “iluminado por teorías de conspiración de QAnon e Illuminati, que recibió visiones y señales que revelaban que su esposa tenía ADN de serpiente y se la había transferido a sus hijos. Estaba salvando al mundo de monstruos”.

La petición ante la Corte explica que el caso se integró no solo con evidencia recabada por el FBI, también por medio del Departamento de Policía de Santa Bárbara, donde el asesino vivía con sus hijos y esposa, así como por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Rosarito.

Fue el sábado 7 de agosto cuando Matthew Taylor salió de su casa en Santa Bárbara, California, con sus dos hijos, sin dar aviso a su esposa. La mujer llamó al Departamento de Policía de Santa Bárbara cuando no los pudo encontrar y observó que no estaba la vagoneta ni la casa rodante en su domicilio.
 


 
Ese día, la familia saldría a acampar, por lo que a la mujer le pareció extraño que no se encontraron sus hijos ni su esposo, pero cuando el oficial del Departamento de Policía que tomó la llamada para levantar el reporte se ofreció a verla en persona, la mujer desistió, indican los documentos de la Corte.

La esposa de Matthew explicó que no habían tenido problemas previos ni tuvieron una discusión antes de su partida, pero le preocupaba que su esposo no se había llevado los asientos adaptadores para niños. Tampoco lograba comunicarse con él por teléfono.

“No pensaba que los lastimaría ni que los niños estaban en peligro, pensaba que eventualmente iba a regresar”, se detalla en el documento.

Al día siguiente, el 8 de agosto, la madre de los niños se volvió a comunicar con las autoridades y pidió que acudieran a su casa. Un oficial llegó a las 6:59 de la tarde y tras hablar con ella, utilizaron una aplicación móvil para localizar el sitio donde se encontraba el celular de su marido.

El sistema arrojó que la última ubicación era el centro comercial Pabellón en Playas de Rosarito, a las 2:24 de la tarde de ese mismo día.
 


 
Al día siguiente, la mujer se comunicó nuevamente con la Policía y les informó que la ubicación de su esposo mostraba que se acercaba al cruce fronterizo de San Ysidro, por lo que las autoridades locales contactaron a la Oficina del FBI en San Diego.

Los agentes se trasladaron hasta el lugar, a la vez que pidieron a oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) que lo retuvieran y enviaran a segunda inspección.

A la 1:00 de la tarde, horas después de que los cuerpos de Rain y Kaleo fueron localizados, su padre llegó hasta la caseta vehicular de ingreso a Estados Unidos.

El oficial a cargo de recibir al estadounidense, les dijo a los agentes federales que había mancha de sangre en los documentos del vehículo, pero que los menores no se encontraban con él.

Tras entablar contacto con la Unidad de Enlace de la Policía Municipal de Rosarito, autoridades estadounidenses supieron del hallazgo de dos niños, cuyas edades y descripción coincidían con las de Rain y Kaleo.

Los policías le enviaron fotografías de los cuerpos a los oficiales del FBI, quienes detallaron en su reporte que presentaban herida de gran profundidad en el pecho.

Cuando los agentes abordaron a Matthew y le leyeron sus derechos, este aceptó hablar con ellos. El interrogatorio quedó videograbado como parte del procedimiento.
 


 
“Coleman confesó matar a sus hijos, dijo que condujo hasta México el sábado 7 de agosto, no tenía un asiento para el carro, así que a la bebé la introdujo a una caja”.

Fue entonces que dijo que dijo que cometió el doble homicidio porque “pensaba que sus hijos iban a crecer y convertirse en monstruos, así que tenía matarlos”, se explica en el documento.

También describió cómo los asesinó cerca del Rancho El Descanso.

Primero tomó a Kaleo y le disparó en el pecho con el arpón metálico. Sin embargo, el niño no murió al instante, por lo que Matthew manipuló el arma hasta que le quitó la vida. Al hacer esto, fue que se cortó la mano.

Después de asesinar a ambos, movió los cuerpos unos 27 metros, los dejó abandonados y en su camino de regreso, se deshizo del arpón y de la ropa con sangre. Más tarde, dejó otra ropa con sangre en un contenedor de basura que encontró sobre la calle en Tijuana.

Cuando los agentes del FBI le mostraron las fotografías impresas de los cuerpos de sus Rain y Kaleo, Matthew escribió sus iniciales en cada una y los identificó plenamente como sus hijos.

El hombre continúa en prisión en espera de su audiencia inicial, en la cual se formularán los cargos en su contra y tendrá oportunidad de declararse culpable o no culpable de los delitos que se le imputan

 

 
LOCALIZAN EL ARMA HOMICIDA Y ROPA CON LA QUE MATTHEW AS3SINÓ A SUS BEBÉS

Se trata de un arpón de pesca, el cual el asesino abandonó a pocos metros de la autopista Ensenada-Tijuana, a la orilla del río El Descanso.

TIJUANA— Agentes y peritos de investigación hallaron una camisa ensangrentada, la cual se cree, llevaba puesta el hombre en el momento de atacar a sus bebés.

De igual forma, se localizó junto al arpón y la camisa, una tela del tamaño de una sábana pequeña, igualmente con rastros de sangre.

Estos objetos fueron levantados para obtener muestras genéticas y de laboratorio que puedan robustecer la carpeta de investigación que lleva la Fiscalía Especializada de Delitos contra la Vida.

Los cuerpos de Kaleo Skye y Roxy Rain fueron localizados por un trabajador de un racho a 30 kilómetros al sur de Rosarito, se encontraban semidesnudos y con lesiones en el pecho sobre la maleza del lugar despoblado.
 
Actualización
 
Coleman dijo que creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, así que tuvo que matarlos”, comentó la agente especial del FBI, Jennifer Bannon. "Explicó que fue iluminado por las teorías de conspiración de QAnon e Illuminati y estaba recibiendo visiones y señales que revelaban que su esposa poseía ADN de serpiente y se lo había transmitido a sus hijos".
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog