Los Felinos de #Sinaloa Están en #NuevoLeón

Nuevo León.- Uno de los cárteles de drogas más poderoso de México ha aparecido en el estado fronterizo de Nuevo León, una medida que ha puesto a las autoridades en alerta máxima, ya que la región continua en disputa por varios otros cárteles de droga.

Fuentes policiales estadounidenses que operan en México, que revelaron que desde junio, sicarios del Cártel de Sinaloa comenzaron a aparecer en Nuevo León, principalmente en la ciudad de Montemorelos. El Cártel de Sinaloa es considerado una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo, sin embargo, sus principales áreas de operación se encuentran en la parte oeste de México, principalmente las áreas mexicanas al sur de California, Arizona y Nuevo México.

Si bien los operadores financieros del CDS ya tenían presencia en Nuevo León con proyectos de lavado de dinero, la organización criminal había mantenido un perfil bajo y no había tenido sicarios o grupos de choque operando en el área.

El primer incidente sucedió a principios de junio, cuando las autoridades se enfrentaron con un grupo de sicarios en Montemorelos. No se reportaron heridos ni arrestos, sin embargo, poco después, un grupo de sicarios dejó una manta en Montemorelos donde advirtieron a los funcionarios del gobierno local de su llegada y los amenazaron por apoyar al Cártel del Golfo. Los funcionarios del gobierno suprimieron toda la información sobre la pancarta para mantener el evento fuera de la vista del público.

La pancarta estaba firmada por Gente Del Gato del CDS, un narcotraficante no identificado que no debe confundirse con José Rodolfo “El Gato” Villarreal Hernández, un narcotraficante buscado por el FBI por un asesinato en Southlake, Texas, y que opera una organización independiente en el lujoso municipio de San Pedro.
 


 
Poco después, las autoridades estatales encontraron una camioneta Mitsubishi abandonada con armas y equipo táctico que tenía emblemas del Cártel de Sinaloa. Desde entonces, los funcionarios del gobierno han estado trabajando para confirmar la presencia del cártel en el área, ya que no estaban en el radar de ninguna agencia del orden público en Nuevo León.

Versión

En junio, una célula de sicarios del Cártel de Sinaloa apareció en la ciudad rural de Montemorelos, ellos se enfrentaron con las autoridades y también colgaron mantas anunciando su llegada, informó Breitbart Texas en exclusiva. La ciudad rural de Montemorelos se encuentra al sur del área metropolitana de Monterrey.

Según la manta del cártel y la información de fuentes policiales estadounidenses que operan en México, la célula del CDS está dirigida por un comandante no identificado conocido por los apodos de El Gato o Felino. Las autoridades en México también han decomisado armas y equipo táctico con parches y gorras con insignias y logotipos del Cártel de Sinaloa (CDS).

Las fuentes policiales estadounidenses revelaron que los agentes de policía y políticos de Montemorelos ya habían llamado su atención a fines de febrero después de que las autoridades estatales arrestaran a tres policías municipales en relación a una investigación sobre extorsiones, distribución de drogas y agresiones físicas, incluido el uso de una tabla para torturar a sus víctimas. Una de las víctimas que fue torturada era un rival político del alcalde Luis Fernando “El Dragón” Garza Guerrero.

La información de inteligencia compartida con Breitbart Texas por fuentes policiales estadounidenses reveló que el político conocido como El Dragón está conectado al Cártel de Sinaloa a través de un narcotraficante local conocido como El Stripper. El apodo El Dragón no está ligado a ninguna actividad delictiva pero es un nombre que el político ha utilizado a lo largo de su carrera. El político también tenía vínculos con el fallecido Dannes Elizondo, un narcotraficante convicto que vivía en McAllen, Texas. Elizondo, es un ciudadano estadounidense que solía realizar grandes envíos de cocaína desde Nuevo León a Houston para varias organizaciones criminales y tenía vínculos con el Cártel de los Beltrán Leyva y el Cártel de Sinaloa. Un grupo de sicarios desconocidos mató a Elizondo en 2018 en el lujoso municipio de San Pedro, Nuevo León.
 


 
El político conocido como El Dragón, es del Partido MORENA y asumió el cargo en 2018, pero rápidamente se convirtió en tema de mucha controversia después de ser vinculado a numerosos actos de corrupción local y contratar figuras del crimen organizado en su círculo cercano. El político es un conocido aliado de Mauricio Fernández Garza, el exalcalde de San Pedro, quien es del Partido Acción Nacional (PAN), el municipio más rico del área metropolitana de Monterrey.

Aunque eran de partidos rivales, los aliados políticos intercambiaron favores y apoyos políticos. Uno de esos favores fue la contratación de Antonio Lucas Martínez, como secretario de Seguridad Pública de Montemorelos. Lucas Martínez tenía el mismo cargo en San Pedro, pero tuvo que renunciar luego de ser vinculado al crimen organizado, incluida la desaparición forzada de un adolescente por parte de sus entonces policías. La desaparición por la fuerza y el supuesto cobro de sobornos por parte de Lucas Martínez han sido encubiertos desde entonces por las autoridades estatales.

El Gato del Grupo Beltrán Leyva

José Rodolfo Villareal Hernández nació un 16 de enero, actualmente tiene 42 años, su cabello es negro y posiblemente visita la Ciudad de México y Monterrey, en esta última zona, el “Gato”, como es apodado, sería jefe de plaza en San Pedro Garza García pues dirigiría un grupo remanente del Cártel de los Beltrán Leyva.

“Se le debe considerar armado y sumamente peligroso”, dice parte del cartel con que el FBI (Oficina Federal de Investigación, por sus siglas en inglés) lo incluyó en su lista de los diez fugitivos más buscados y donde ofrece hasta un millón de dólares por datos que lleven a su captura.
 
De nacionalidad mexicana, Villareal Hernández rondaría los 1.60 metros y sus ojos son de color café, según la ficha del FBI, aunque en las tres fotografías conocidas de él, su iris es más claro, como del felino al que se le asocia.

“Se busca a José Rodolfo Villarreal Hernández, alias “El Gato,” por su presunta participación en el acecho interestatal de una víctima, un hombre de 43 años, y en la conspiración para asesinarla por encargo el 22 de mayo de 2013 en Southlake, Texas. El 20 de junio de 2018 se emitió una orden judicial federal para arrestarlo de conformidad con estos cargos”, informaron este martes 13 de octubre las autoridades estadounidenses.
 


 
El 23 de mayo del 2018, la Agencia de Investigación Criminal reportó la detención de su hermano, Ramón Villareal Hernández, el “Mon”, acusado de su participación en el mismo asesinato de Juan Jesús Guerrero Chapa, quien fuera abogado y operador del Cártel del Golfo, liderado por Osiel Cárdenas Guillén.

Según informes de inteligencia mexicana, citados por Breibart News en noviembre de 2018, el “Gato” fue agente de la Policía Federal y parte de su carrera estuvo en Sonora. Aprendió tácticas policiales avanzadas así como técnicas de vigilancia. Como parte de la dependencia de seguridad, Villareal Hernández desarrolló una red de contactos con fuerzas del orden para hacerse de protección.
Con los Beltrán Leyva escaló hasta convertirse en jefe de plaza en Monterrey. Hasta hace dos años mantenía una sangrienta disputa territorial con quien fuera su jefe, Héctor Huerta Ríos, alias la “Burra” o “HH”. La pugna se desató después de que el “HH” saliera de prisión.

El 15 de de septiembre del 2018, la agencia EFE informó sobre la ejecución del “Roly Salinas”, como parte de la disputa que mantendrían el “HH” y el “Gato” en Monterrey.

Datos del FBI lo relacionan con el tráfico de drogas hacia EEUU así como en 10 asesinatos. Sobre la ejecución al abogado Guerrero Chapa, las autoridades estadounidenses presumieron un rencor personal, pues en el atentado en que participaron cuando menos seis personas, el “Gato” ordenó la persecución de la víctima por unos dos años. Hasta que esta última fuera asesinada afuera de un exclusivo centro comercial en un suburbio de Dallas-Fort Worth el 22 de mayo del 2013. El abogado del Cártel del Golfo estaba en el asiento del pasajero de su vehículo en aquella tarde.

Según The Dallas Morning News, el “Gato” culpó a Guerrero Chapa por el asesinato de su padre, ocurrido en 2011. Desde entonces planeó su venganza y contrató a dos hombres para que dieran con él y después ejecutarlo.

Reportes del semanario Zeta refieren que Villareal Hernández tendría nexos con los “Rudos”, un grupo que operaba en San Pedro, relacionados con el secuestro y asesinato de Hernán Belden Elizondo, ex diputado panista, ocurrido el 7 de octubre del 2012 en Monterrey.
 


 
En junio del año pasado, un análisis de Straffor señalaba que el “Gato” mantenía una disputa contra territorial en Nuevo León contra Juan Gerardo Treviño Chávez el “Huevo”, sobrino del último líder de “Los Zetas”, Miguel Ángel Treviño Morales. Por aquel entonces, el “huevo” lideraba el Cartel del Noreste, de acuerdo con datos de la DEA (Administración de Control de Drogas).

Ahora se encuentra en la mira del gobierno norteamericano, fue la persona número 524 en ser incluida en la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI.

Los Beltrán Leyva eran uno de los cárteles más poderosos del narcotráfico, para afianzar su poder se aliaron con el cártel de “Los Zetas”, pero la tregua terminó tras la caída de su líder, Arturo Beltrán Leyva, el “Barbas”, el 16 de diciembre de 2009. El pacto entre los narcos de la primera década del año 2000 se consolidó en la Federación, que agrupaba entre otros, a Joaquín, el “Chapo” Guzmán, pero las traiciones al interior del grupo terminaron por acrecentar rivalidades hasta que esa unión se rompió, culminando con muertes y detenciones en cada bando.
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog