#Sinaloa Enterraron en un Auto a José, Misael y Abraham, 10 Años Después los Encuentran

Navolato, Sin.- Hace 3 mil 539 días, durante la mañana del aquel domingo 15 de mayo del 2011, un grupo de amigos y parientes vecinos del campo pesquero El Castillo, Navolato, se preparaban para ir a una careada de voleibol a Palmitas, Angostura, donde jugarían en las festividades de ese ejido; se trasladaban a bordo de un automóvil compacto, al parecer un Nissan Sentra modelo 1998, pero nunca llegaron a su destino, tampoco regresaron.

José Isidro y los primos Abraham Guadalupe y Misael vivían por la misma calle en El Castillo. Los que los conocieron señalan que eran buenos para el juego de la pelota, el voleibol y que hasta los procuraban para llevarlos a careadas a otros municipios donde había hasta apuestas de dinero.

Esa calurosa mañana, los tres jugadores salieron del poblado costero para dirigirse a Palmitas a bordo de dicho automóvil. Tomaron varias carreteras pavimentadas que los llevaron hasta el ejido 5 de Mayo donde la familia perdió contacto con ellos y desde ese momento jamás supieron de su paradero. Ni siquiera un indicio o un rastro de lo que les había pasado.

 
Al calvario que la familia pasó durante una década le llegó una pausa esta mañana cuando se enteraron del hallazgo de una fosa clandestina con varios restos óseos que al parecer le pertenecían a tres personas y junto con ellos un vehículo que según los expertos, hace 10 años fueron sepultados de manera clandestina a espaldas de un panteón, en las cercanías del poblado Los Pochotes, lugar cercano a la desaparición de los jóvenes de El Castillo.

De inmediato la familia se trasladó al sitio del hallazgo donde lograron ver algunas pertenencias de las víctimas como las vestimentas y partes del vehículo ya totalmente deteriorado y convertido en chatarra debido a la corrosión y la humedad del terreno y los cuales coinciden con las características de los desaparecidos.

 
Debido a las condiciones en las que fueron encontrados los cadáveres, fue imposible determinar su identidad en el lugar del hallazgo, por lo que la familia tendrá que esperar otros días para confirmar si en realidad se trata de sus familiares que hace casi 10 años salieron con el sueño de triunfar en un juego de pelota sin llegar a su destino ni regresar a sus viviendas.

Al momento de su desaparición. José Isidro tenía 33 años, Misael de 30 y Abraham Guadalupe 20.
 




¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog