El Cuerpo de Bruno un PM de Semar Regresa a Casa, Fue Rescatado de una Fosa Clandestina

Bruno Alonso Avendaño Martínez, marino activo originario de Tehuantepec Oaxaca volvió a su casa después de 30 meses desaparecido, solo para despedirse de sus familiares que viven en la finca Santa Teresa.

Su alma ya descansa en el panteón municipal tras ser hallado por autoridades de justicia de Oaxaca en una fosa clandestina el 12 de noviembre entre los límites de los municipios de Salina Cruz y Tehuantepec en el Istmo de Tehuantepec

El joven de 34 años de edad, era policía naval general de la Secretaria de Marina desde hace 6 años, llegó a casa el viernes 4 de mayo para disfrutar su periodo vacacional y el 10 de mayo después de trabajar en el huerto de su madre, alrededor del medio día se iba con Don Goyo operador de un volteo amarillo Ford 1980 a cargar material de construcción de una cribadora en la Villa de San Blas Atempa, pero desapareció en una zona llamada “el manguito”.

Sus familiares aún no encuentran consuelo, para ellos es difícil y doloroso haberlo encontrado sin vida y por eso siguen exigiendo justicia por su desaparición y ahora por su homicidio que aseguran fue violento

Desde su desaparición, sus familiares, especialmente su hermano Lukas Avendaño, artista y performance zapoteca lo buscó por todos los medios y en todas partes , lo hizo a través del arte, a pie y en redes sociales.

 
Antes de su sepulcro, los restos de Bruno de 34 años de edad fueron llevados a la capilla de Santa Teresa de Jesús, una banda de música encabezó su cortejo fúnebre y al lado su mamá, hermanos y amigos lo acompañaron con flores y vestidos de ropa oscura.

La desaparición de Bruno le cambió la vida a su familia, nunca descansaron para hallarlo y también demostró la ineficiencia de las autoridades de justicia de Oaxaca, a quienes Lukas Avendaño denunció en varias ocasiones clasificándolos de indolentes e incompetencia institucional.

Para Lukas su hermano, el tener de vuelta a Bruno en su casa, es una “ buena noticia” en medio del dolor que significa verlo por última vez y ahora lo que sigue es la exigencia de justicia y que las autoridades esclarezcan su homicidio y desaparición forzada como un acto de lesa humanidad.

 
El artista y performance reconoció el acompañamiento colectivo local e internacionalmente que tuvo él y su familia durante estos dos años y medio de búsqueda de su hermano, quien finalmente descansa, aunque ellos, sus sobrevivientes aún no, hace falta justicia.

Lukas recalcó que nadie, ningún ser humano por ningún motivo debe desaparecer y que este hecho debe castigarse con todo el peso de la ley, por eso ahora el siguiente paso es hacerle justicia a su hermano, a quien describe como una persona amorosa y trabajador.
 

¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog