Le Dan Piso a El Cabo 33 #CJNG en #Tijuana

Tijuana, BC.- Sobre la calle Alba Roja de la Colonia Hipódromo Dos, en la delegación La Mesa, frente a la Plaza Heliot, en Tijuana, le dispararon a Mario Delval Barocio, el hombre quedó tendido boca arriba, sobre la zona del pequeño estacionamiento, la balacera se reportó a las 20:13 horas del sábado 18 de julio del 2020.

Cuando llegaron los paramédicos informaron que el hombre con dos heridas de bala en el pecho, una en la espalda, otra en el estómago, y una más en un brazo, ya no tenía signos vitales.

A la escena del crimen llegó una mujer – le avisaron por teléfono del ataque-, familiar de la víctima, quien identificó a Delval les dijo que tenía 33 años de edad, que su familia era de Sinaloa, pero él había nacido en Tijuana y era comerciante de carrocería.
 
 
Los homicidas no dejaron indicios balísticos en el lugar, pero fueron videograbados, sin embargo, hasta la madrugada del domingo 19 de julio, las corporaciones no habían reportado ningún detenido. Pero sicarios del cártel de Sinaloa trataban de matarlo, desde el año 2018.

Mario Deval Barocio alias “Cabo 33”, “Tony” y “Mariola” esta identificado por las corporaciones integradas a las Mesas de Coordinación Estatal para la Paz y Seguridad en Baja California, como uno de los cabecillas de célula del Cártel Jalisco Nueva Generación, con operatividad criminal en Tijuana y Ensenada, quien desde 2018 se enfrentó en un pleito público y de sangre contra los sicarios del Cártel de Sinaloa.
 
 
Los reportes de inteligencia indican que Delval tenía tres domicilios en Tijuana, uno en la calle Todos Santos en Caminos Verde, otro en la calle del Parque en Jardines de Agua Caliente, y el tercero en calle de Los Halcones en Cañadas de El Florido. Además, le habían dado seguimiento en cuatro autos distintos.

Fue detenido en el año 2015 en compañía de su hermano Raymundo y dos hombres más en la Tercera Etapa del Río Tijuana por el delito de narcomenudeo, y como sospechoso de homicidio, pero fue liberado. Y su identidad se hizo pública en marzo de 2018., a partir de entonces las fuerzas coordinadas lo ubicaron como cabecilla de célula criminal responsable de “administrar puntos de venta de droga y reclutar o asesinar a la competencia, a quienes conocían porque previamente habían traficado con ellos”
 
 
Primer narcomensaje

Marzo del 2018, cuando un grupo de asesinos que se autodenominaron Comando la Mancha del CJNG, sentenciaron y asesinaron a un grupo de vendedores de droga del cártel de Sinaloa en la delegación la Presa, y el fraccionamiento Guaycura, los homicidios siguieron a una narcomanta que colgaron el 1 de marzo, donde coloraron una lista con nombres y apodos de hombres y mujeres a los que iban a matar por vender enervantes para los hermanos René y Alfonso Arzate García “Los Aquiles”.

Los Uriarte intentaron matar a Delval en 2019

La mañana del 5 de enero de 2019, José Luis Mora Zamora “Cabo 23” y el de su esposa Gina Leen Araceli Romero Ruvalcaba fueron acribillados con un rifle AR-15 frente al puesto de mariscos El Güero en Paseo Playas, Sección Costa Hermosa de la delegación Playas de Tijuana.
 
 
Desde septiembre de 2013, el traficante tenía orden de aprehensión en Estados Unidos, antes de delinquir para los de Jalisco, Mora Zamora había trasegado droga con RaydelLópez Uriarte “El Muletas”, –detenido en 2010– cuando éste ya se había separado del Cártel Arellano Félix, y vendía droga de los sinaloenses.

De acuerdo a lo informado por familiares del “Cabo 23”, días antes de ser asesinado, lo había contactado Luis Alberto López Uriarte “El Pájaro”, hermano del “Muletas” para tratar de reclutarlo de regreso con Sinaloa, y para que entregara a Mario Delval Barocio “El Cabo 33” porque querían matarlo, pero se negó
 
 
Diciembre 2019

Bajo el mando de Manuel Morales “El Gallero”, quien tenía como cabeza de sicarios a Edgar Herrera “El Caimán”, los del CJNG en Tijuana, “Los Cabos” cabecillas del cártel se empezaron a dividir.

Morales se drogaba, desconfiaba de sus operadores, los amenazaba y los mataba, así que varios decidieron abandonar a los de Jalisco, unos intentaron traficar como independientes, y los más se unieron con Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito” y Roque García, los resabios del Cártel Arellano Félix.

Mario Deval Barocio “Cabo 33” se quedó con el CJNG y los enemigos que conocían su modus operandi crecieron.
 
 
El 16 de diciembre en el fraccionamiento Presidentes, en el interior de una pequeña hielera dejaron la cabeza cercenada de un hombre, acompañada de una cartulina con el mensaje:
 
“ASÍ quEDARA LA gENTE qUE SigA TRABAJANDO CON LA LAKRA DEL MARiOLAS (CABO 33) Y CON SU gATO ENRiqUE ÁLVARO ATiLANO HERNÁNDEZ ALIAS EL (SHALE) qUE EXTORSiONAN Y DE LOS NIÑOS qUEHAN MATADO,
 
A. T. T. LA FAM.”

De acuerdo a las autoridades, al momento de ser asesinado, Mario Delval Barocio servía a Alfonso Trapero, y estaba enfrentado con el Cártel Arellano Félix y con dos células del Cártel de Sinaloa, Los Uriarte y Los Aquiles.
 


Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog