Junior Webb Usaba Estudiantes Gringos de Mulas

Los Ángeles, Calif.- Un joven estadounidense que trabajó para un cartel mexicano reclutando a estudiantes de preparatorias de California que cruzaron droga y migrantes por garitas fronterizas, fue sentenciado a casi 4 años en una prisión federal, informó el Departamento de Justicia (DOJ).

Phillip Junior Webb, de 20 años y residente de Tijuana, México, fue descrito por las autoridades como el líder de una banda de adolescentes que pasó varios cargamentos de narcóticos ocultos bajo su ropa. Ellos estudiaban en las escuelas Castle Park, Chula Vista y MAAC de San Diego.

Webb tenía 18 años cuando se involucró en el tráfico de personas y de sustancias ilícitas. Se encargaba de llevar a las ‘mulitas’ a una casa en Tijuana para que les ocultaran bajo la ropa paquetes con fentanilo y metanfetamina, los acompañaba hasta las garitas de San Ysidro y Otay Mesa (ambas en San Diego), recibía la mercancía del otro lado de la frontera y les pagaba hasta 500 dólares por viaje.

La acusación señala que trabajó para un cartel no identificado desde julio de 2017 y hasta su arresto el 4 de mayo de 2018. Ese día llevaba en la cajuela de su auto a dos indocumentados, uno mexicano y otro chino. “Hay personas atrás”, le confesó a un agente de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) en la garita de San Ysidro que le preguntó en dos ocasiones si tenía algo que declarar.

Un estudiante que estuvo en la banda de Webb fue detenido en la garita de Otay Mesa el 1 de julio de 2017 con paquetes atados a sus piernas ocultando cerca de tres libras (1.32 kilos) de metanfetamina.
 
Él declaró a los investigadores federales que traficó narcóticos en más de 20 ocasiones en solo dos meses, incluso dos veces al día, logrando burlar los estrictos filtros de seguridad de la CBP. 
 
También contó que lo reclutó uno de sus compañeros de escuela, quien le ofreció una paga de 400 dólares por transportar droga a través de la frontera. 
 
De acuerdo con su relato, aceptó porque “varios amigos” ya lo hacían y hasta ese entonces ninguno había sido descubierto por los oficiales aduanales.
 
 
 
 
Entre el 19 de septiembre y el 23 de octubre de 2017, agentes de la CBP descubrieron a otros cuatro alumnos de escuelas preparatorias de San Diego tratando de cruzar con 10.5 libras (4.7 kilos) de metanfetamina y 2.6 libras (1.2 kilos) de fentanilo. Los llevaban atados a sus muslos y espaldas.

En julio de 2018, dos meses después de su arresto, Webb se declaró culpable de varios cargos relacionados con el contrabando de droga en un tribunal federal de San Diego.

Tras la desarticulación de esta célula criminal, la Administración para el Control de Drogas (DEA) y otras agencias federales realizaron un programa educativo en varias escuelas de San Diego para advertirles a los jóvenes sobre las consecuencias legales que enfrentarían si se involucraban en el narcotráfico.

Solo el año pasado, esa iniciativa alcanzó a 11,580 personas, incluyendo a 9,250 estudiantes, más de 680 padres de familia y 610 empleados de distintos planteles de esa región.

“No podemos permitir que los carteles de la droga recluten tranquilamente a nuestros jóvenes para pasar de contrabando a nuestro país las potentes drogas metanfetamina y fentanilo, poniendo en peligro a nuestros adolescentes y contribuyendo a la crisis de adicción” dijo el fiscal federal Robert S. Brewer Jr en un comunicado.

“Vamos a detener esta explotación aplicando todo el poder del sistema de justicia a los reclutadores que explotan a estos niños", agregó Brewer.

Por su parte, Karen Flowers, agente especial de la DEA en San Diego, advirtió que los narcos en Tijuana se aprovechan de la ingenuidad de los jóvenes estadounidenses, quienes aceptan trabajar para ellos sin saber que pueden ser asesinados por sicarios.

“Los violentos carteles ganan dinero explotando a niños en Estados Unidos y México", alertó Flowers. “Phillip Webb convenció a los niños con el atractivo del dinero fácil y la idea de una glamurosa vida criminal estilo Hollywood”, añadió la funcionaria.

Al menos 10 jóvenes de 15 a 19 años que intentaban cruzar la frontera entre México y California con cargamentos de fentanilo, cocaína y metanfetamina han sido arrestados entre enero y mayo de 2018.




Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog