Renuncia de Martínez al IMSS destapa la enajenante tendencia al ahorro, aunque se ponga en riesgo la vida de mexicanos



Bastó la renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social, para que fluyeran todas las anomalías que viene cometiendo la Secretaría de Hacienda en aras de un ahorro enfermizo que afecta, incluso, la salud de los que menos tienen, además de programas sociales como las guarderías o estancias infantiles, y en ese tenor, los coordinadores de PRI, PAN, MC y PRD, Miguel Ángel Osorio Chong, Mauricio Kuri, Dante Delgado y Miguel Ángel Mancera, respectivamente, coincidieron en que la decisión del senador con licencia de dejar la dirección del IMSS fue coherente y valiente, ya que no lo dejan cumplir con su responsabilidad. 

Por ello pidieron al Presidente Andrés Manuel López Obrador que escuche ese llamado de alerta que significa la renuncia de Germán Martínez, pues de acuerdo a Osorio Chong, López Obrador no ha querido entender las consecuencias de una austeridad no planeada, de quitar a rajatabla recursos a todos los sectores del gobierno para concentrarlos en los programas sociales, lo que está generando una descomposición muy grave. 

En ese sentido, diputados y senadores de oposición solicitarán este miércoles en la sesión de la Comisión Permanente que, de forma urgente, se llame a comparecer al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa para que explique los recortes presupuestales que de manera indiscriminada ha impuesto en todos los ámbitos gubernamentales, lo que tiene en crisis al sector salud y es la causa de la renuncia de Martínez Cázares al IMSS. 

Al coro de inconformidades se ha unido la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) cuyo dirigente, Joel Ayala Almeida criticó la injerencia de funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en organismos de salud, mientras que Arturo Olivares Cerda, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) expuso las deficiencias que existen en el instituto y la necesidad de que fluyan los recursos. 

Por separado, Ayala criticó la actitud dictatorial de funcionarios de Hacienda al intentar incidir en la designación de servidores públicos en cargos de dirección de instituciones gubernamentales, lo cual impide resolver los problemas que existen en el sector salud, en tanto Olivares Cerda aseveró que el IMSS requiere la liberación de los recursos económicos para atender con eficiencia y prontitud los nuevos lineamientos de salud que ha establecido el gobierno federal. 

Conminó al presidente Andrés Manuel López Obrador a que nos ayude para ayudarlo en sus proyectos para el sector. 

El IMSS atiende a más de 80 millones de mexicanos, lo cual lo convierte en el eje de las políticas de salud. Por ello es indispensable su reforzamiento en materia de infraestructura hospitalaria, de personal e insumos. 

Dijo que el IMSS cuenta con 1.44 médicos por cada mil habitantes, cuando los indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos establecen que deben ser 3.4. 

En enfermería, agregó, hay un déficit importante debido a que el IMSS cuenta con 2.7 enfermeras por cada mil afiliados cuando lo recomendable es nueve. 

A su vez, el dirigente de la FSTSE afirmó que hay coincidencia en la argumentación de Martínez Cázares respecto de la injerencia de personal de Hacienda que trata de influir en los órganos de gobierno del IMSS y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado. 

Al informar acerca de la convocatoria al Consejo Nacional Extraordinario de la FSTSE, Joel Ayala manifestó que en su carta de renuncia, Martínez Cázares expresa con profunda y delicada verdad lo que acontece en el sector salud, generado en buena medida por funcionarios que carecen del conocimiento y manejo de la administración pública federal. 

Y es que con el fin de cumplir con la austeridad del gobierno federal, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) propuso ahorrar 25 por ciento en salarios de puestos directivos de más alto nivel en oficinas centrales y delegaciones, equivalente a dejar de gastar más de 383 millones de pesos al año. 

De ese monto, 66 por ciento son para salarios de las delegaciones que, como parte de la reorganización administrativa, se denominarían oficinas técnicas de representación. 

Pero fue insuficiente, de acuerdo con lo mencionado por el ex director Germán Martínez en su carta de renuncia, porque la Secretaría de Hacienda planea sustituir a los delegados –designados por el consejo técnico del IMSS, ya en funciones– por delegados administrativos estatales. 

Es tan grave lo que ocurre en el IMSS, que desde que el consejo técnico aprobó los nombramientos de los delegados, el pasado 30 de Enero, los nuevos funcionarios no han recibido el pago de sus salarios debido a que debían esperar a que se concretara el Programa de Rediseño de la Estructura Organizacional, elaborado a partir de un análisis de los procesos del instituto. 

Se buscó garantizar la continuidad de la operación y obtener ahorros de por lo menos 15 por ciento en oficinas centrales y 30 por ciento en las técnicas de representación. 

Respecto del nivel central hay 794 plazas de mando A, que representan una erogación anual de 787 millones 847 mil 227 pesos. 

El documento propone eliminar 126 puestos y ahorrar casi 129 millones de pesos (16 por ciento). De las delegaciones, donde hay 1 mil 159 funcionarios de confianza con nivel de mando A, el ahorro planteado equivale a 35 por ciento de 732 millones 340 mil 486 pesos destinados a sueldos. Eliminarían 427 plazas y quedarían 732 en las 35 oficinas estatales del IMSS.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog