A Balazos Acompañan Cortejo Fúnebre VIDEO

Es la avenida Revolución en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, por donde automovilistas tratan de mejor sacarle la vuelta a una fila de vehículos que avanzan lentamente, quizá hacia la última morada de una persona fallecida, porque enfrente va una carroza con un cuerpo y atrás familiares, amigos, conocidos, colegas, gente en procesión.

Pero la razón de esquivar el tráfico no solamente es por la congestión vial que pudiera haber ocasionado el cortejo fúnebre, como lo haría normalmente un funeral, sino que, así como lo han contado quienes lo vivieron, no solamente flores y lágrimas acompañaron al fallecido hasta el último lugar.

Y es que, esta despedida es particular, tal como lo harían quienes se dedican a la delincuencia organizada, al narcotráfico en Sinaloa, no solamente con los lujos que probablemente se haya dado en vida, con música a todo lo que da, licores y no solamente un buen lugar de reposo final para el cuerpo, esos cementerios que no tienen nada de modestos, hasta con señal de wifi y aire acondicionado, es lo menos ráfagas de metralleta como si fuera una conmemoración honrosa tras su muerte.
  
 
 
 
No es la primera vez. En muchas ocasiones se ha visto esta escena repetirse. Los amigos de quien ha fallecido le acompañan hasta la tumba con disparos de armas largas, con el miedo que muy probablemente provocaron y que continúan causando porque, las balas no son golpes de seda, una basta para matar.

Esta calle fue identificada como la Avenida Revolución. Un hombre joven se acomoda al lado de la carroza y mientras acelera, saca un arma larga y dispara consecutivamente varias veces al cielo que se queda cubierto de amapas heridas por las balas y en el ambiente prevalece el estremecimiento ante el temor de que una bala perdida quede en la carne de alguien vivo.

Los conductores solo le sacan la vuelta porque saben que no tiene remedio esta situación, no le encuentran una salida más rápida que darse la vuelta, aunque lleguen tarde a donde iban, ya lo justificarán cuando lo cuenten.

Reírse e ignorarlo, como si fuera natural el acontecimiento, porque en Culiacán esto así es casi todos los días, todos los días se escucha tan normal una ráfaga de disparos, como un trinar de pájaros cuando amanece, pero los primeros, sin horario, día y noche, en cualquier momento, en cualquier lugar y con consecuencias de terror.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog