"El Vicentillo" el NARCO que puede hundir a "El Chapo"





Larga es la lista de testigos que las autoridades estadunidenses presentarán en el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, sin embargo, está claro que las declaraciones –la mayoría de ellos viejos socios– de unos pesarán más que otro en la resolución final del caso.

Este es el caso de Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, hijo de Ismael Zambada García, “El Mayo”, líder fundador del Cártel de Sinaloa y socio de Guzmán Loera.

“El Vicentillo” es quizá la pieza clave más importante en el juicio contra “El Chapo”, incluso más que la de su tío, Jesús “El Rey” Zambada, quien ya ha declarado ante la corte.

Zambada Niebla podría hundir a Guzmán Loera, pero también a la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Zambada Niebla es el primogénito de “El Mayo”, nacido en marzo de 1975, su madre es Rosario Niebla Cardoza.

“El Vicentillo”, junto con los hijos de “El Chapo” y de Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, formó parte de la primera generación de los llamados "narcojuniors".

Al crecer, Vicente Zambada Niebla formó parte fundamental del Cártel de Sinaloa siendo el coordinador logístico de la organización para importar a México droga procedente de Centroamérica, así como Sudamérica y luego trasladarla a Estados Unidos.

"El Vicentillo" utilizaba desde barcos, aviones, submarinos, trenes, camiones y hasta automóviles para traficar la droga.

Incluso tenía contactos dentro del gobierno mexicano, según surgió información en el juicio de “El Chapo”.

Zambada Niebla acordó una reunión con los funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) para que se traficara cocaína dentro de barriles de hidrocarburo provenientes de Ecuador, plan que al final no se concretó.

En marzo de 2009, “El Vicentillo” fue detenido en la Ciudad de México por elementos del Ejército mexicano en la prestigiosa colonia de Lomas de Sotelo.

En menos de un año, el hijo mayor de “El Mayo” fue extraditado a Estados Unidos, donde comenzó a ser un peligro para el Cártel de Sinaloa y la DEA.

En 2011, Reporte Índigo, dio a conocer que, según el propio Zambada Niebla, había un pacto entre el Cártel de Sinaloa y la DEA.

Este pacto sería desde 1998 cuando, dos años antes, Humberto Loya Castro, hombre de confianza cercano a “El Chapo” fue acusado de narcotráfico en California, Estados Unidos.

Loya Castro habría llegado a un acuerdo con la DEA para que, a cambio de impunidad, él le proporcionaría información sobre cárteles rivales.

No sólo esto, también habría facilitado su armamento para combatir a sus enemigos. Según el propio Zambada Niebla, el operativo “Rápido y Furioso” fue para armar al Cártel de Sinaloa.

Cabe mencionar que dicho operativo fue la facilitación por parte de las autoridades estadunidenses del paso de armas a México, con el fin de rastrar su destino, así como la estructura y de venta y compra de armas, pero el proyecto fracasó, pues se perdió el rastro del armamento.

Posteriormente, entre 2005 y 2008, Loya Castro le señaló a la DEA que el interlocutor del Cártel de Sinaloa para proporcionarle información a la DEA sería el propio Zambada Niebla.

Por si fuera poco, “El Vicentillo” aseguró que sus actividades criminales de 2004 a 2009 fueron autorizadas no solo por la DEA, sino también por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Incluso, según Zambada García, dos días antes de su detención se había reunido con autoridades estadunidenses negociando impunidad.

Durante varios años ese fue el argumento de la defensa de “El Vicentillo” hasta que el juez del caso calificó como falsas las acusaciones declarándose culpable en noviembre pasado.

Sin embargo, todo este tiempo continuó siendo un importante informante para la DEA y ya no sólo para la captura de grandes capos de bandas rivales, sino también del propio Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con una fuente de la DEA citada por Proceso, la segunda captura de “El Chapo” el 22 d febrero del 2014 en Mazatlán, Sinaloa, fue al menos 80% crédito de Zambada Niebla.

Esperando una condena para antes de que acabe el año, parecería ser que lo que diga ante el juez Brian Cogan, quien lleva el caso de Guzmán Loera, sería lo que definiría para “El Vicentillo” una cadena perpetua o no más de 15 años de prisión.

Todo indica que será la próxima semana en la que comenzará la participación de Zambada Niebla en el juicio contra “El Chapo”.

Parece ser que las autoridades estadunidenses no quieren que “El Vicentillo” hable sobre los presuntos nexos de éste con la DEA.

De acuerdo con Alan Feuer, reportero de The New York Times, el juez Brian Cogan prohibió a los abogados de Guzmán Loera cuestionar a Zambada Niebla sobre sus afirmaciones de que era informante de la DEA.

No es la primera vez que Cogan frena señalamientos a terceros en el juicio, principalmente cuando se trata de funcionarios.

Cuando “El Chapo” acusó a los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón de recibir millonarios sobornos del Cártel de Sinaloa, el juez regañó a sus abogados y refirió que se evitaran, tanto los abogados defensores como los testigos protegidos, de hacer ese tipo de señalamientos.

Entonces, el testimonio de “El Vicentillo” sería sesgado por el juez para que únicamente alcanzara a “El Chapo” y la DEA saliera limpia de señalamientos.

A cinco semanas de que comenzara el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, cada vez se sabe más de las entrañas del Cártel de Sinaloa, pero sólo lo que las autoridades estadunidenses quieren que se sepa.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog