La vida de cinco capos mexicanos; "su realidad supera la ficción"

Artículo de DPA.- El narcotráfico nutre muchas series de televisión con sus tramas de poder, riqueza y mujeres, aunque en la vida real significa sobre todo violencia, corrupción y cientos de miles de asesinatos.

Estos son algunos pasajes que parecen de ficción, pero son reales, en la historia de cinco capos mexicanos, incluido Joaquín "El Chapo" Guzmán, que a partir de este cinco de noviembre enfrenta un juicio en Nueva York.

Este hombre acusado de haber sido líder del cártel de Sinaloa, de 61 años, escribió una historia de fugas y recapturas hasta que el 19 de enero de 2017 fue extraditado a Estados Unidos. Se fugó por primera vez de una cárcel de máxima seguridad en 2001 en un carrito de lavandería. Estuvo 13 años prófugo hasta que lo recapturaron. No tardó mucho en volverse a escapar. A los 17 meses se esfumó por un túnel construido ex profeso hasta el baño de su celda. Medio año después lo recapturaron y México decidió extraditarlo. En el juicio que arranca este lunes en Nueva York puede ser condenado a cadena perpetua.
Se dice que en 2014 Esparragoza murió de un paro cardiaco a los 65 años, pero no se sabe a ciencia cierta si está vivo o muerto. Fue uno de los líderes del cártel de Guadalajara, el primer gran cártel mexicano, en la década de 1980. A diferencia de otros "jefes de jefes" a quienes les gustaban los excesos y las venganzas, "El Azul" prefería el perfil bajo y pactar con grupos rivales. Si realmente murió, se fue a la tumba habiendo logrado evadir a la Justicia durante más de tres décadas. Estados Unidos lo mantiene, sin embargo, en su lista de recompensas.
Tenía su propia flota de aviones para transportar la droga. De ahí su apodo. Era el líder del cártel de Juárez. Murió a los 41 años en 1997 después de una cirugía plástica para cambiar de imagen en un hospital privado de Ciudad de México. Lo operaron tres cirujanos de su confianza, pero en el postoperatorio tuvo supuestamente una reacción a un sedante y murió de un infarto. Cuatro meses después los médicos que lo intervinieron aparecieron muertos, con huellas de tortura, en barriles metálicos llenos de cemento.
Las autoridades mexicanas se enteraron de que habían matado horas antes al peligroso líder del cártel de Los Zetas cuando su cadáver fue robado de una funeraria habilitada como morgue. Ocurrió en 2012. Después, en un enfrentamiento con la Marina, el cadáver de "El Lazca" yacía todavía sin identificar en la morgue cuando llegó un grupo armado y se llevó de madrugada en una carroza fúnebre. Nunca más apareció. Conocido también como "El Verdugo", escribió uno de los capítulos más sangrientos del narcotráfico mexicano.

A diferencia de los anteriores cuatro capos, Oseguera está en plena actividad. Es considerado el líder del cártel Jalisco Nueva Generación, que surgió alrededor de 2010 como un desprendimiento del cártel de Sinaloa. A este grupo se le responsabiliza de ataques de alto impacto contra las fuerzas de seguridad mexicanas y de bloquear rutas con autobuses y autos en llamas. También le atribuyen la desaparición de tres italianos y el asesinato de tres estudiantes de cine que después fueron disueltos en ácido, según las autoridades. El cártel tuvo una expansión muy rápida y ya es uno de los más poderosos y peligrosos de México.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

1 comentario :

Archivo del blog