Levantan y matan a Frederick en El Pericón #Sin

Un joven, quien presuntamente había sido privado de la libertad hace dos días, fue encontrado sin vida enterrado en la arena en un estero conocido comúnmente como El Pericón, perteneciente al campo pesquero El Castillo, sindicatura de Sataya, Navolato.

Se comentó que fue a las 02:00 horas cuando el joven se encontraba pasando un rato con sus amigos. Hasta ahí llegaron unos hombres, quienes agredieron al acompañante para posteriormente llevárselo con rumbo desconocido.

Tras darse la noticia del “levantón”, la familia quedó a la expectativa de tener noticias de él. Durante casi un día de no saber del paradero de Frederick, los familiares tuvieron noticias de que después de la hora que se dio la privación de la libertad se observó una panga sospechosa salir de una de las cooperativas.

La desesperación por saber de su ser querido hizo que los allegados del fallecido siguieran el rastro de la pequeña embarcación que, según los testigos, vieron.
Teniendo pocas pistas, pero con gran esperanza de encontrar al hasta ese momento desaparecido, los parientes salieron a buscarlo.

Varios habitantes y pescadores de la comunidad salieron a bordo de cuatro lanchas para iniciar la búsqueda. Tras quince minutos de navegación, las personas llegaron a un estero conocido comúnmente como El Pericón.

Ahí se localizaron algunas botellas vacías de bebidas hidratantes y varias huellas. Al seguir el rastro, llegaron a una zona donde la arena parecía removida recientemente, y al escarbar un poco se encontraron con el cadáver del infortunado.

Después del hallazgo que se dio aproximadamente a las 10:00 horas, los pobladores regresaron al pequeño muelle y dieron aviso rápidamente a los policías municipales asignados a ese sector, quienes llegaron en cuestión de minutos para prestar el apoyo.

Los oficiales fueron notificados de todo lo ocurrido y determinaron que ya no se podía entrar al área del crimen de nueva cuenta hasta que un agente del Ministerio Público y personal de la Fiscalía General de Justicia arribaran a dar fe del deceso.

Después de dos horas de espera, los peritos aún no llegaban para iniciar la investigación, por lo tanto los consanguíneos de la víctima tomaron la decisión de ir a desenterrar el cuerpo por su cuenta.

Pasaron 40 minutos para que la gente fuera y regresara con los restos del occiso al embarcadero, donde los especialistas ya habían llegado para iniciar las diligencias.

Una vez que se tuvo acceso al cadáver, los investigadores forenses realizaron el trabajo de campo y dieron la orden para que una funeraria local trasladara al occiso a las instalaciones del Semefo para descubrir si fue asesinado a golpes o por disparos de arma de fuego.


Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog