PGJE encontró el cuerpo y lo mandó a la fosa común #Gto

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ocultó a una familia leonesa que había reportado a su hijo como desaparecido, que un día después de la denuncia lo había encontrado muerto; la identificación tardó más de un año y solo entonces le reveló del hallazgo, pero se niega a entregar el cuerpo, con el argumento de que este fue enviado a la fosa común.

El cadáver de Luis Fernando fue localizado en otro municipio guanajuatense a días de su desaparición, sin embargo, su familia fue notificada legalmente después de 1 año y 4 meses, cuando ya los restos habían sido enviados a una fosa común, por lo que la PGJE dice que es imposible entregar el cuerpo.

Desde entonces, su familia ha enfrentado la negligencia del Ministerio Público y las presuntas mentiras que los agentes de Investigación Criminal les dicen, haciéndoles perder tiempo y dinero: la familia es de escasos recursos y no son representados por abogado alguno.

Comienza el suplicio

Fernando se levantó entusiasmado la mañana del pasado 3 de febrero de 2017: había encontrado trabajo. Se dirigió a una gasolinera ubicada en los cruces del bulevar Delta y la avenida Olímpica, muy cerca de su casa; una mujer de nombre Sandra le contactó vía Facebook, le ofreció un puesto en una fábrica de calzado en el municipio de San Francisco del Rincón, aunque era necesario verse para hacerle una entrevista formal. Jamás regresó a casa.

La madre de Luis Fernando narró a Zona Franca que este vivía con una mujer en casa de su progenitora, con sus hermanos, en una modesta vivienda en la zona de bulevar Delta.

Al pasar dos días de la desaparición del muchacho, su hermana menor le envió un mensaje vía WhatsApp, aparentemente, este contestó que estaba bien y que después regresaría a su casa. Eso jamás pasó, ahora los familiares de Fernando creen que dichos mensajes no fueron contestados por él.

Es hasta el 17 de febrero, catorce días después de no tener noticias suyas, que la madre del joven decide levantar una denuncia por desaparición en el Ministerio Público; ahí, personal de la dependencia le dice a la mujer que lo buscarían en todos lados.

Con el pasar de los días, los familiares de Luis Fernando comenzaron a llamar a las autoridades; fue entonces que comenzaron los malos tratos y las vejaciones por parte del personal de la Procuraduría, incluso confundieron el caso varias veces, perdieron el expediente y simplemente no tenían avances.
Durante un año la PGJE tuvo el cuerpo

“Yo llamé varias veces a la Procuraduría, a veces me atendían, otras no, me decían que hablara por teléfono, luego llamaba y me decían que tenía que ir físicamente, que por teléfono no me iban a atender, ahí yo empecé a dudar de la eficiencia de las autoridades” narró en entrevista con este medio la madre de Luis Fernando.

A su vez, comentó que su hijo y su pareja de él tenían problemas: ella decía que este la golpeaba e incluso publicó en su red social de Facebook que necesitaba ayuda y que buscaba a alguien que asesinara o golpeara al muchacho.

El pasado jueves 14 de junio, es decir, 1 año y 4 meses después de levantada la denuncia, la madre de Luis Fernando encontró un citatorio de la Agencia de investigación Criminal donde le pedían acudir a sus oficinas, ella llamó por teléfono pero no le quisieron dar información, así que acudió. Al llegar, personal de la agencia le cuestionó sobre los tatuajes de Luis Fernando.

“Me pasan con el licenciado Jonathan y me empieza a hacer el comunicado de que encontraron un cuerpo en el Ojo de Agua de Los Reyes, y me empieza a enseñar fotografías, al ver las fotografías, pues sí coincidían con las de mi hijo, ellos tenían un 99% de seguridad de que era la misma persona y sí era él; ahí me dijeron que su cuerpo había sido puesto en una fosa común en el panteón de San Nicolás”.

La señora descubrió que el Ministerio Público le engañó pues el mismo día que recibió la información de los agentes investigadores, acudió al Panteón de San Nicolás, ubicado sobre el Bulevar Mariano Escobedo y ahí, trabajadores del lugar le dijeron que no existía una fosa con esa características ni con esos datos, casualmente la información reveló que se trataba de un nicho.

Al preguntar cuáles eran los requisitos para sacar el cuerpo de Luis Fernando de la fosa común y darle sepultura, agentes de investigación de la Procuraduría le dijeron que jamás podría sacar el cadáver de una fosa, pues no era posible mover los demás cuerpos y encontrar los restos de su hijo.

Según la información que le dio el Ministerio Público, este fue encontrado el día 18 de febrero de 2017 (quince días después de salir de su casa) en el Ojo de Agua de los Reyes, cuya ubicación es detrás de la colonia San Pablo, entrando por el bulevar Hilario Medina, o bien, por el bulevar Antonio Madrazo.

Zona Franca indagó en los registros de homicidios ocurridos en el mes de febrero de 2017 y el único hallazgo de características similares realizado por las autoridades ocurrió en el municipio vecino de Purísima del Rincón y entonces no fue reconocido.

Según esta información, el cadáver fue encontrado por habitantes de la zona de Cañada de Negros cerca de las 5 de la tarde, quienes no lo reconocieron como vecino de la zona. La víctima fue encontrada maniatada, con un disparo letal en la cabeza.

Hasta este momento la PGJE no ha entregado el cuerpo de Luis Fernando a su familia, tampoco han dado con los culpables de su homicidio.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog