Los jóvenes: Las mulas para tráficar Fentanilo a EU

Por primera vez, autoridades norteamericanas detectan el uso de adolescentes para el contrabando de fentanilo por la frontera, una droga 50 veces más potente que la heroína. Los cárteles reclutan en redes sociales, escuelas, transporte público e incluso en los cruces fronterizos, a jóvenes de 15, 16 y 17 años para adherirles paquetes de esta droga en la espalda. A cada uno se le confían hasta 150 mil dólares en enervantes, pero solo les pagan 500 dólares por cruce.

Es 29 de marzo y una adolescente de 17 años de edad conduce un llamativo Volkswagen Beetle 2016 rojo en la Garita de San Ysidro, entre Tijuana y San Diego. En espera de llegar con el agente aduanal estadounidense, se encuentra en uno de los carriles del programa SENTRI para viajeros confiables que les permite cruzar hacia Estados Unidos en una fracción del tiempo que al resto de los usuarios.

Dos días antes, un joven de 16 años de edad, ciudadano estadounidense, cruza la frontera en el PedWest, el más nuevo de los dos cruces peatonales en San Ysidro. Mientras que el 30 de marzo, en el otro extremo de la garita, un chico mexicano de 17 años se forma en la fila peatonal para, con su visa en mano, solicitar su entrada a la Unión Americana.

Un día después, sábado 31 de marzo por la noche, una adolescente de 15 años llega a pie hasta la garita PedWest. También es ciudadana mexicana. Detrás de ella, apenas diez minutos después, un joven de 17 años se presenta ante un oficial y, mostrándole su pasaporte estadounidense, espera para entrar a su país de origen.

Estos cinco casos forman parte de una nueva tendencia que preocupa a autoridades estadounidenses. Son menores de edad utilizados por el narco para traficar fentanilo, una droga 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más fuerte que la morfina.

Quienes cruzaron la frontera a pie, cada uno, llevaban adheridos en sus espaldas paquetes de alrededor de dos kilos y medio del enervante, con valor promedio de 150 mil dólares. Mientras que la joven conductora escondía, en el panel lateral de su automóvil, ocho paquetes de fentanilo y siete más de cocaína con un peso total de 17 kilogramos y un valor de 770 mil dólares.

En conjunto, estos cinco adolescentes traficaron droga valuada en más de un millón 347 mil dólares. Los cinco fueron detenidos y se encuentran bajo proceso penal en San Diego.

Para un detective especializado en antinarcóticos, no se trata de una coincidencia que de jueves a sábado fueran detenidos cinco adolescentes que contrabandeaban fentanilo. Parece una estrategia de narcotraficantes para programar los cruces en Semana Santa, días en que aumenta el tránsito de personas por la frontera, y así, intentan pasar desapercibidos.

Aunque no se trata de los primeros menores de edad que trafican droga por la frontera, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) advirtió que 2018 es el primer año en que se detiene a adolescentes con fentanilo en la frontera de California, con seis casos hasta la fecha.

Cifras proporcionadas por esta agencia, indican que en el año fiscal (que comprende del 1 de octubre al 30 de septiembre) 2017, 84 menores de edad fueron detenidos en los cruces fronterizos de Tijuana, Mexicali y Tecate en posesión de narcóticos.

En los cinco primeros meses del año fiscal 2018, estos casos han llegado a 41, lo que representa un ligero incremento, pero al comparar la estadística de años anteriores, se confirma una tendencia en alza.

En el año fiscal 2015, 57 adolescentes en posesión de drogas fueron detenidos en la frontera entre California y Baja California, para 2016, la cantidad fue de 29 casos, por lo que para 2017, casi se triplicó.

Pero no se trata solo de que cada vez más jóvenes son utilizadas para traficar drogas, sino que lo hacen con drogas más potentes. En 2009, explica el agente especial David Shaw, del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), la mayoría de los jóvenes cruzaban marihuana por la frontera.

Para el año fiscal 2017, señala Anne Maricich, subdirectora operativa de CBP en el sector San Diego, la principal droga con que fueron detenidos fue metanfetamina, seguida por la heroína y la cocaína.

Y es que el cambio en tipo de narcóticos traficados responde a un problema mayor: la epidemia de adicción a opioides que se expande por la Unión Americana.
 
 
500 Dólares por cruce
 
“El tráfico de narcóticos por menores no es un nuevo fenómeno. Lo que es nuevo, es menores traficando fentanilo”, apunta Maricich.

La subdirectora operativa CBP en el sector San Diego (que incluye los cruces que colindan con Baja California) explica: “Los traficantes van a encontrar cualquier manera posible para que su mercancía llegue a Estados Unidos”.

Por otra parte, están las consecuencias fatales del fentanilo. Unos cuantos miligramos pueden resultar letales para quienes los consumen, incluso, el simple contacto con la piel o la inhalación puede causar severas complicaciones de salud.

Por esta razón, la subdirectora operativa expone que los agentes fronterizos utilizan máscaras respiratorias, guantes y equipo especial para manejar fentanilo cuando detectan algún paquete o cargamento.

Así que los adolescentes que la trafican atada con cinta adhesiva a la piel, también están poniendo en riesgo su vida.

David Shaw, agente especial de Investigaciones en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), refiere que en los casos que han documentado, los adolescentes son reclutados por el narco en ambos lados de la frontera.

Estos narcotraficantes buscan tanto a ciudadanos estadounidenses como mexicanos, ya que el único denominador común es que crucen la frontera de manera regular. Los sitios para engancharlos van desde las redes sociales y la escuela, hasta el transporte público, incluso en las mismas filas que se forman para cruzar la frontera.

No obstante, el agente también habló de algunos casos en que los menores o sus familias son amenazados por conocidos o vecinos para que acepten realizar el cruce de droga.

Según información recolectada en esta frontera, quienes aceptan hacerlo por dinero reciben pagos que inician en los 500 dólares y conforme realizan más cruces fronterizos, los montos aumentan. Otros, en cambio, aceptan aparatos electrónicos como teléfonos celulares.
 
 
Su edad no les da inmunidad
 
“Los adolescentes deben saber que su edad no les da inmunidad para cruzar drogas, aunque las organizaciones criminales les digan o los convenzan de ello. A los adolescentes les prometen mucho dinero por un riesgo bajo, pero a los traficantes solo les preocupa hacer dinero”, señala Maricich.

Si bien la importación de drogas a Estados Unidos constituye un delito federal, cuando se trata de menores de edad, la Fiscalía del Condado finca los cargos y se encarga de llevar el proceso penal.

Lisa Weinreb, jefa de la División Juvenil para la Fiscalía del Condado, detalla: “Nos tomamos estos crímenes muy en serio, son ofensas y los menores se enfrentarán a un proceso penal frente a un juez.

No deben creerles a los traficantes cuando les ofrecen dinero fácil para cruzar estas drogas y les dicen que nada les va a pasar. Algo les va a pasar. Serán detenidos y puestos bajo custodia en el Centro de Detención Juvenil para luego ser sentenciados a libertad condicional”.

En el último año, las autoridades han detectado que dos tercios de estos arrestos corresponden a hombres y solo un tercio a mujeres.

California invadida de Fentanilo

A largo del oeste de la frontera entre México y Estados Unidos, el corredor Baja California-California concentra el 80 por ciento de los decomisos de fentanilo.

De ahí que cuando el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció en enero una estrategia para combatir la epidemia de opioides a nivel nacional, California se convirtió en uno de los blancos principales de este programa.

Las sobredosis por opioides como sedantes y otros medicamentos, heroína y fentanilo, cobraron la vida de 64 mil personas en la Unión Americana durante 2016, con lo que las sobredosis de drogas se convirtieron en la principal causa de muerte entre estadounidenses menores de 50 años de edad.

En lo que va del año, la Fiscalía del Distrito Sur de California ha integrado más de 50 casos por posesión de opioides y de homicidio a los responsables de vender el fentanilo que mató por sobredosis a siete personas en el Condado de San Diego.

Uno de estos casos es el de un usuario de drogas encontrado sin vida en su residencia, dos días después de haberle dicho a su esposa que había cumplido 100 días de sobriedad. Otro más, el de un elemento de la Marina de 25 años que falleció dentro de las instalaciones militares de Camp Pendleton.

Entre finales de 2017 y el primer trimestre de 2018, oficiales de CBP interceptaron dos de los más grandes cargamentos de fentanilo en la frontera, el primero de 21 kilogramos y el segundo, de 35 kilos.

En el segundo caso, también se trata de un joven que traficó la droga. El 9 de diciembre de 2017, Flavio Diego Rivera Dávalos, de 19 años, cruzó la Garita de San Ysidro conduciendo un Ford Focus 2010 con placas de Baja California y registrado a su nombre.

Como residente fronterizo, el joven mostró su visa de turista y le aseguró al agente aduanal que se dirigía al centro comercial Las Américas, a unos metros de la malla fronteriza que divide a ambos países.
 
 
Sin embargo, cuando un agente canino revisó el vehículo, alertó el olor de narcóticos en una de las puertas y los asientos traseros, por lo que Rivera Dávalos fue dirigido a inspección secundaria. Una vez ahí, los agentes fronterizos localizaron 31 paquetes en las puertas y travesaños inferiores, el asiento trasero, la bocina e incluso detrás del aislante de calor en el cofre del automóvil.

Luego de ser procesado por los cargos de tráfico de drogas, el tijuanense se declaró culpable de los delitos y espera sentencia.

Según estimaciones de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), el valor de 35 kilogramos de fentanilo fluctúa en 2 millones 310 mil dólares.

En tan solo dos años, en los cruces fronterizos de Tijuana, Mexicali y Tecate, los decomisos de fentanilo han aumentado 18 veces. En el año fiscal 2015, se aseguraron 30 kilogramos de esta droga, mientras que para el año fiscal 2017, se decomisaron 542 kilogramos.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡DALE ME GUSTA YA!

Archivo del blog