Canadiense detenido por vender celulares encriptados a cárteles como el CDS

El Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI, por sus siglas inglés), arrestó el jueves de la semana pasada al empresario canadiense Vincent Ramos, dueño de la empresa de teléfonos móviles modificados y encriptados Phantom Secure, por venderle dichos equipos tecnológicos a “altos miembros” del Cártel de Sinaloa.

Según lo informó la revista estadounidense Motherboard, citando a registros judiciales y fuentes familiarizadas con el asunto, la compañía Phantom Secure se caracteriza por vender dispositivos que, por ejemplo, cuentan con la cámara y navegador deshabilitados, y todo su sistema operativo bajo encriptación, que los hace casi impenetrables.

Además, a pesar de que Ramos contaba con clientes en Cuba, Venezuela, el empresario estaba plenamente consciente de los antecedentes de sus compradores principales: el Cártel de Sinaloa y otros grupos criminales transnacionales, indicó el FBI.

Según Motherboard, Ramos habría aceptado ante agentes de la Real Policía Montada Canadiense (RCMP, por sus siglas en inglés) -encubiertos y que se hicieron pasar por narcotraficantes-, que la compañía no sólo modificaba los teléfonos, sino que también tenían la capacidad de eliminar a distancia toda la información incriminatoria que almacenaban si el usuario era capturado.

EL FBI aseguró que la firma eliminaba micrófonos, cámaras, servicios de localización GPS y navegación por Internet de teléfonos Android y BlackBerry, dependiendo de las necesidades de sus clientes, entre los que figuraban “altos miembros” del Cártel de Sinaloa.

También instalaban el software Pretty Good Privacy (PGP), que les permitía enviar mensajes encriptados a través de servidores en el extranjero, lo que complicó las tareas de inteligencia en contra de la red de narcotraficantes.

Según Motherboard, existen al menos 20 mil dispositivos de Phantom Secure activos alrededor del mundo, de los cuales cerca de la mitad se encuentran en Australia, aunque también se han distribuido en México, Cuba y Venezuela.

A decir de la revista, una queja presentada en la Corte del Distrito Sur de California, el jueves pasado, acusa a Vincent Ramos, fundador Phantom Secure, con sede en Canadá, de conspiración para organizar asuntos empresariales, así como de conspiración para distribuir narcóticos.

Como parte de su investigación sobre Ramos y Phantom Secure, el FBI tiene al menos un testigo cooperante, un narcotraficante transnacional convicto del Cártel de Sinaloa, según la denuncia. Esta persona no identificada, junto con alguien llamado Marc Emerson -quien murió por una sobredosis en junio de 2017-, eran clientes de la empresa y utilizaron los dispositivos de la compañía para llevar a cabo su actividad transnacional de tráfico de drogas, indicó Motherboard. 

 

La captura de Guzmán en enero de 2016 posiblemente podría ser la razón del interés del cártel de Sinaloa en los teléfonos cifrados. El ejército mexicano pudo localizar a El Chapo en un condominio en la ciudad costera de Mazatlán gracias en gran parte a un teléfono celular de uno de los secuaces de Guzmán que se encontró durante una redada anterior.

Tener una plataforma de correo electrónico encriptada no es técnicamente ilegal y hay una serie de razones legítimas por las que alguien querría una, pero la declaración jurada deja en claro que todo el modelo comercial de Phantom se basa en el uso de sus productos para el crimen organizado.

En el pasado, muchos delincuentes usaban los llamados "quemadores" o teléfonos celulares económicos y prepagos que eran difíciles de rastrear y desechar después de un período de tiempo, pero grupos criminales ricos, como muchos de los cárteles de la droga mexicanos, están encontrando es más fácil repartir el dinero para teléfonos encriptados.

Phantom tampoco es la única compañía en el juego, ya que una búsqueda en las redes sociales hace surgir una serie de compañías que ofrecen teléfonos cifrados, junto con imágenes de armas, montones de efectivo e incluso emojis de la bandera mexicana.
 

Actualización

La semana pasada informamos sobre el arresto de Vicent Ramos, CEO de Phantom Secure, uno de los distribuidores de smartphones personalizados más importantes, por parte del FBI. En concreto, a Ramos se le acusó de vender dispositivos BlackBerry personalizado a los narcotraficantes del Cártel de Sinaloa, una conocida organización criminal creada en México.

Ahora, el Departamento de Justicia de EE.UU ha revelado los nombres de cuatro nuevos acusados, presuntamente asociados a Phantom Secure en la distribución de estos móviles a los miembros del cártel de drogas. Así lo revela un informe de Motherboard, donde se nombra a Younes Nasri (Dubai), Michael Gamboa (Los Angeles), Christopher Poquiz (Los Angeles) y Kim August Rodd (Tailandia), como presuntos asociados de Phantom en el crimen.

Al igual que en el caso del CEO de Phantom, los nuevos implicados fueron acusados de crimen organizado, conspiración para llevar a cabo delitos empresariales, conspiración para distribuir narcóticos e instigación a delinquir. A diferencia de Ramos, estos cuatro personajes no han sido arrestados por las autoridades, por los que se les considera fugitivos.

La acusación contra Ramos se basa en que la compañía que dirige estuvo ayudando a los delincuentes de organizaciones dedicadas al narcotráfico, incluido el Cártel de Sinaloa. En concreto, Phantom habría eliminado la navegación por GPS, la cámara, la navegación por Internet, el micrófono y los servicios de mensajería de los móviles antes de distribuirlos, con el objetivo de que las acciones de los criminales no fueran detectadas por las autoridades.

Asimismo, Phantom Secure habría utilizado un software llamado Pretty Good Privacy (PGP), con el fin de que las conversaciones de los delincuentes estuviesen cifradas y seguras. Finalmente, Adam Braverman, fiscal encargado del caso, dijo al respecto:

Como resultado de este enjuiciamiento, deshabilitaremos la infraestructura de comunicación provista por una empresa delictiva para narcotraficantes y otros criminales violentos. Phantom Secure fue diseñado para beneficiarse de actividades delictivas cometidas por organizaciones criminales transnacionales de todo el mundo. Estamos comprometidos a encerrar a estos delincuentes.

Dato

Esta es la primera vez que la agencia gubernamental estadounidense acusa a una empresa de fabricar tecnología encriptada para el uso de delincuentes.

Los cargos incluyen crimen organizado y conspiración para ayudar a la venta de drogas. Ambos crímenes tienen una pena máxima de cadena perpetua en el país norteamericano.

"Phantom Secure fue diseñada para facilitar el tráfico de drogas en todo el mundo", le dijo a la BBC el fiscal federal estadounidense Adam Braverman.

"Estos traficantes, incluidos los miembros del Cartel de Sinaloa, habrán usado esos dispositivos completamente cifrados para promover sus actividades de tráfico de drogas y evitar así el escrutinio de la aplicación de la ley".
Sin cámara ni internet

Las comunicaciones a través de los teléfonos de Phantom Secure se gestionaban automáticamente a través de servidores en Panamá y Hong Kong, de acuerdo con los documentos judiciales, haciendo que los datos fueran más difíciles de rastrear. 

Phantom Secure también eliminaba algunos elementos y funcionalidades clave del teléfono, como el micrófono, el GPS, las cámaras (frontal y trasera), el acceso a internet y las aplicaciones de mensajería.

También imposibilitaba las comunicaciones por voz y la grabación de video. Después, instalaba un software PGP, el cual permite cifrar cada uno de los datos.
De esa manera, el aparato servía únicamente para enviar mensajes de texto, pero de manera cifrada y ultrasegura, más aun que una BlackBerry convencional.

"Otras organizaciones"

Ni BlackBerry ni Phantom Secure quisieron hacer comentarios sobre este asunto cuando fueron preguntados por la BBC.

Los investigadores no explicaron si BlackBerry colaboró con ellos para destapar el caso. Pero Braveman asegura que BlackBerry no es la única compañía cuyos teléfonos modificados se usan para temas ilegales.

"Sabemos que hay unas cuantas organizaciones que se dedican a eso. Continuaremos investigando no solo a Phantom Secure, sino también a cualquier otra empresa de este tipo que preste dispositivos de comunicación a organizaciones criminales", le contó a la BBC.

El abogado añadió que aunque prácticamente cualquier teléfono inteligente disponible en el mercado ofrece encriptación difícil de quebrar —además de aplicaciones de Facebook, Google y Apple— Phantom Secure debería ser considerada culpable por cómo la usan sus clientes.

"La diferencia es que esta empresa fue diseñada específicamente para ayudar al tráfico internacional de drogas", sostiene Braveman.

"La única manera en que puedes obtener uno de esos teléfonos es si otra persona te avala".

El fiscal estadounidense se refiere a que para que uno pueda hacerse cliente de esta empresa, otro usuario debe responder por él. Este sistema, según las autoridades, sería una manera de intentar evitar que las fuerzas policiales se apropien de los dispositivos.

Phantom Secure se define en su sitio web como "el servicio de comunicaciones más confiable del mundo".

Sus dispositivos se venden por suscripción y cuestan entre US$2.000 y US$3.000 por unos seis meses de uso.

Los agentes estadounidenses calculan que hay unos 20.000 teléfonos modificados Phantom Secure en circulación en todo el mundo.

Las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley se han sentido frustradas en repetidas ocasiones por cómo tecnología encriptada dificulta el acceso a las comunicaciones entre sospechosos.

En 2016, Apple se negó a proporcionar una herramienta para permitirle al FBI desbloquear un teléfono que perteneció a Syed Rizwan Farook, un hombre acusado del tiroteo masivo en San Bernardino, California, en el que murieron 14 personas.

El gobierno de EE.UU. logra acceder al contenido del iPhone de atacante de San Bernardino sin ayuda de Apple

En un comunicado, un vocero del FBI reiteró la preocupación de la agencia de que los delincuentes puedan "pasar desapercibidos" y esconderse detrás de tecnologías sofisticadas.

"Cuando los criminales se refugian en la oscuridad y las fuerzas del orden no pueden monitorear sus teléfonos o acceder a las pruebas, los crímenes no pueden ser resueltos y eso puede resultar en vidas perdidas".

En cambio, los activistas por la privacidad argumentan que eliminar o simplemente debilitar el cifrado supondría un riesgo en cuanto al robo de datos y la vigilancia, no solo para los delincuentes, sino para todo el mundo.
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog