El auge del CJNG y el ocaso de Los Zetas "ambos nacidos como brazos armados"

El auge del CJNG y el ocaso de Los Zetas "ambos nacidos como brazos armados"
Ambos nacidos como brazos armados de dos de los principales grupos criminales del narcotráfico en México, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas viven un presente muy distinto.

Uno es señalado por autoridades mexicanas como el cártel con mayor presencia en el país, el otro es visto por los Estados Unidos como una organización de declive.

Los Zetas, un cártel en declive

Solo, sin escoltas, sin poner resistencia y en la suite de un hotel de la colonia Roma en el centro de la Ciudad de México, José María Guízar Valencia, alías "El Z-43", fue detenido y con él caía también el último de los fundadores de Los Zetas.

Nacidos a finales del siglo pasado, desertores del Ejército Mexicano formaron el brazo armado del Cártel del Golfo, liderados por Arturo Guzmán Decena, El Z-1.

Arturo Guzmán Decena, El Z-1.

Sin embargo, con la detención y extradición de Osiel Cárdenas Guillen, líder del Cártel del Golfo, en 2003; Los Zetas comenzaron a tomar más importancia dentro de la organización a tal grado que en 2009, el Diario Oficial de la Federación reconocía a Heriberto Lazcano, "El Lazca", como el líder del cártel, cuando él era quien encabezaba al brazo armado.

"El Lazca" había alcanzado el liderato de Los Zetas con la muerte de "El Z-1" en 2002, un año antes de la detención de Cárdenas Guillen.

Osiel Cárdenas Guillen, líder del Cártel del Golfo

No es hasta el 2010 cuando se da una separación definitiva entre el Cártel del Golfo y Los Zetas, comenzando así una rivalidad.

Los Zetas fueron los primeros en realizar atroces métodos sanguinarios contra sus rivales como la decapitación, el desmembramiento de cuerpos o "el pozole", es decir, disolver cadáveres en ácido o derretirlos en contenedores de aceite.

También fueron pioneros en expandir otros sus actividades ilegales: secuestros, tráfico de personas, robo de combustible y derecho de piso.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, el Gobierno Federal no logró hacerle mucho daño a la organización criminal.

La brutalidad y alcance que este cártel alcanzó fue tal que en 2011, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, colocó a Los Zetas como el objetivo principal en el combate contra el narcotráfico.

La administración de Obama calificó al grupo del narcotráfico como una "inusual y extraordinaria amenaza a la estabilidad de los sistemas políticos y económicos internacionales".

Ese mismo año, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) colocaba a Los Zetas en 16 estados del país.

San Luis Potosí, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Colima, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Campeche, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Morelos, eran las entidades con presencia "zeta", la organización criminal más extendida en el país en 2011.

Sin embargo, con la entrada de la administración de Enrique Peña Nieto, Los Zetas fueron uno de los objetivos principales y poco a poco cayeron.

El abatimiento de "El Lazca" en 2012 fue el inicio del declive. La muerte de Lazcano dejó muchas dudas, pues el cuerpo fue robado y el único registro que quedó del abatimiento fue una foto del capo.

El responsable del robo fue presuntamente el "Z-40", Miguel Treviño Morales, quien habría quedado al mando y también fue detenido el mismo año.

Para 2015, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) identificaba la presencia marcada de Los Zetas en nueva estados del país, poco más de la mitad de la que la SEIDO le atribuía cuatro años antes.

Coahuila, Nuevo León, Zacatecas, Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla, Veracruz, Tabasco y Campeche.

En cinco años, los principales líderes de Los Zetas fueron abatidos o detenidos por las autoridades, como reflejo de los golpes que había recibido el cártel.

Alrededor de una treintena de Los Zetas forman parte de la lista de los 122 objetivos prioritarios del sexenio de Peña Nieto, siendo así ésta la organización criminal que más nombres "desactivados" ha dejado.

Dos años después, en 2017, la Procuraduría General de la República (PGR) ya sólo les dio presencia en una sola entidad: Tamaulipas.

Por su parte, la Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas (NDTA) 2017 de la DEA califica a Los Zetas como un cártel en declive a causa de la captura de sus principales líderes y las disputas contra bandas rivales.

Los embates contra la organización provocaron que se fragmentara en tres células delictivas, según la PGR; Grupo Operativo Los Zetas, Grupo Operativo Zetas y Fuerzas Especiales Zetas.

Actualmente, la DEA detalla que Juan Gerardo Treviño, alias "Huevo", es el único de tres líderes que falta por aprehender de Los Zetas.

CJNG, un cártel en apogeo

El Cártel de Sinaloa era uno de las organizaciones del narcotráfico más afectadas por las operaciones de Los Zetas, pues sus miembros eran vistos como objetivos de las sanguinarias muertes realizadas por el entonces brazo armado del Cártel del Golfo.

Por ello, el también llamado Cártel del Pacífico creó su propio grupo de sicarios para combatir a los desertores del Ejército Mexicano convertidos en narcos, se auto llamaban "Los Matazetas".

El responsable de la creación de este grupo habría sido Ignacio "Nacho" Coronel, en su momento considerado el número tres del Cartel de Sinaloa por detrás de Joaquín "El Chapo" Guzmán y de Ismael "Mayo" Zambada.

Al inicio, la zona metropolitana de Guadalajara era su principal bastión, donde se encargaban de cuidar a las familias de los jefes de la organización y repeler ataques de grupos contrarios, principalmente de Los Zetas.

Y así lo hicieron, las primeras noticias del grupo se conocieron en 2007, cuando protagonizaron enfrentamientos contra Los Zetas, en Jalisco.

Sin embargo, su nombre se dio a conocer en septiembre del 2011, tras adjudicarse el asesinato de 35 personas, los cuales fueron abandonados en la avenida principal de Boca del Río, Veracruz.

Las víctimas eran presuntos halcones de Los Zetas que operaban en la zona.

Sin embargo, la ruptura con el Cártel de Sinaloa se dio luego del asesinato de "Nacho" Coronel, así como por la captura de líderes del grupo como Érick Valencia Salazar, "El 85", mismo que fue liberado en diciembre pasado.

Siendo Coronel Villareal el único contacto de su organización con el resto del Cartel de Sinaloa, al morir, Los Matazetas se independizaron y con Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho" a la cabeza nació el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Así, a partir de 2011, el CJNG comenzó a hacerse presente en el mapa del narcotráfico en México.

Al igual que Los Zetas, son caracterizados por su violencia extrema. Un ejemplo de ello fue en junio del 2015, cuando Reforma dio a conocer un video donde presuntos miembros del CJNG utilizaban dinamita para matar a sus rivales.

En la grabación de un poco más de un minuto se distingue a un menor deaproximadamente 10 años que tiene un tubo de dinamita amarrado al cuello.

Luego, se ve a un adulto hincado y con el explosivo adherido con cinta adhesiva su a su pecho. Asimismo, se muestra a dos sujetos pateando a un hombre en el suelo. La grabación se corta y se aprecia a lo lejos un cuerpo que explota después de unos segundos.

El primero de mayo del 2015, la organización criminal mostró su poderío cuando, en Jalisco, derribaron un helicóptero de la Policía Federal, instaló narcobloqueos y protagonizó enfrentamientos como represalia ante un operativo de los uniformados para detener a "El Mecho". También hubo acciones similares en Guanajuato, Colima y Michoacán.

Ese mismo año, la DEA mostraba en la cartografía mexicana la presencia del CJNG en nueve estados del país.

Nayarit, Colima, Jalisco, Michoacán, San Luis Potosí, Guanajuato, Veracruz, Oaxaca y Chiapas.

Con la detención, en dos ocasiones, de "El Chapo" y su posterior extradición a los Estados Unidos, comenzó una guerra interna en el Cártel de Sinaloa, así como un debilitamiento de la organización criminal en territorio mexicano.

"Los Chapitos", hijos de Guzmán Loera; y Fuerzas Especiales Dámaso, es decir Dámaso López Nuñez, "El Licenciado", y su hijo, "El Mini Lic", Dámaso López Serrano, protagonizaban dicha batalla.

De acuerdo con versiones de las autoridades federales, el CJNG se alió a la fracción de los Dámaso, dando una inclinación en la balanza dentro de la disputa interna.

La relación entre el CJNG y Las Fuerzas Especiales Dámaso se evidenció luego de que en Jalisco fueran secuestrados dos hijos de Guzmán Loera presuntamente por la organización de "El Mencho".

Aunque posteriormente fueron liberados, ese y más golpes provocaron que autoridades mexicanas colocara a "El Licenciado" como líder del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, la repentina detención de "El Licenciado" en mayo del año pasado y la posterior entrega de "El Mini Lic"a autoridades estadunidenses dos meses después, dio aparentemente la victoria a los hijos de "El Chapo".

Pese a ello, ese tiempo fue aprovechado por el CJNG para asentarse en varios estados del país, lo cual se ve evidenciado en un documento de la PGR en posesión de La Silla Rota, el cual detalla que la organización liderada por Oseguera Cervantes es actualmente el grupo del narcotráfico que más presencia tiene en el país.

Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos y Veracruz son los ocho estados donde la organización criminal ha sido detectada.

Sin embargo, en julio del 2017, noticiero "En Punto" aseguró que en un documento realizado por autoridades federales –sin mencionar qué documento y realizado por qué autoridades– al que tuvieron acceso, señala que el CJNG tenía presencia en 17 estados, entre ellos la Ciudad de México. Es decir, nueve estados más que los referidos por la PGR.

Lo detallado por "En Punto", descarta entidades como Michoacán, Colima y Veracruz, señaladas por la PGR y añade a Baja California, Baja California Sur, Tamaulipas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México, Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo y la Ciudad de México.

Otra de los factores que evidencia el auge de la organización criminal es que carece de fracciones identificadas por las autoridades.

Expertos detallan que, cuando un cártel de la droga es fuertemente golpeado, ya sea por autoridades o rivales, nacen fracciones, las cuales son alidadas o desertores.

Esto explicaría que la PGR no identifica células delictivas derivadas del CJNG, caso único en las organizaciones del narcotráfico actualmente.

Actualmente, la DEA identifica a dos líderes del CJNG en libertad: Nemesio Oseguera Cervantes, alías "El Mencho", y Jorge Luis Mendoza, conocido como "La Garra".
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡DALE ME GUSTA YA!

Archivo del blog