AMLO y su Rancho La Chingada 13 veces mayor que el JavierDuarte

La Chingada: 

Y viene a cuento porque el escándalo de la llamada casa blanca, de Angélica Rivera, fue detonado a partir de un reportaje de farándula. 

Y los “tesoros” naturales de La Chingada de AMLO se conocen a partir de un texto del propio Obrador —Reforma, 13 de noviembre—, en donde ensaya “cualidades” narrativas que describen la cuantiosa inversión en una finca con centenares de caobas, cedros y frutales de todas las variedades tropicales, además de una laguna, un puente y un camino circundante, sin olvidar un camino especial de flores para su amada. 

¿Quién paga ese palacio natural que presume y describe el propio AMLO y que dice heredó a sus hijos? ¿Quién paga ese lujo natural si el padre y los hijos no trabajaban cuando adquirieron esa propiedades? 

La “casita” de AMLO en Chiapas tiene una extensión de casi 14 mil metros cuadrados y está valuada en 25 millones de pesos. 

De manera formal fue heredada a sus hijos —según la 3de3 de AMLO—, y es conocida como La Chingada. Se localiza en Palenque, Chiapas, y según el tabasqueño “es herencia paterna” recibida en 2000, justo cuando se convirtió en jefe de Gobierno del Distrito Federal. 

Según información de Excélsior, el mercado inmobiliario de Palenque asegura que el metro cuadrado en la zona se comercializa en mil 900 pesos, lo que equivale a un costo de 25 millones 347 mil 900 pesos el valor actual de La Chingada

Y para dar contexto a la extensión de La Chingada, una casa de interés social —donde viven ciudadanos de a pie en una zona popular— mide en promedio 40 metros cuadrados. Es decir, que en promedio en La Chingada se podrían construir algo así como 333 casas con esas características. 

La “casita” que AMLO dijo haber heredado a sus hijos es igual a la mitad de lo que mide la superficie del Zócalo de Ciudad de México; es 13 veces mayor a la superficie del rancho de Javier Duarte que las autoridades detectaron en el Estado de México. 

Y si se compara con el rancho de otro pillo, resulta que La Chingada de AMLO es apenas 2 mil metros menor que el rancho El Saucito del ex gobernador de Sonora Guillermo Padrés. 

Y ya metidos a las comparaciones, el rancho La Chingada de AMLO es casi 10 veces más extenso que el predio de Sierra Gorda —donde Angélica Rivera construyó la casa blanca—, motivo del escándalo que inició el derrumbe de la popularidad de Peña Nieto. 

Sin embargo, y a pesar del cuestionado origen del rancho de AMLO —y que sus características son similares a los ranchos de pillos como los Duarte de Veracruz y Chihuahua, y Padrés—, a pocos escandaliza que López Obrador sea parte de los potentados de la política mexicana. 

¿Por qué pocos se enojan y sorprenden? Porque ya no sorprende a nadie el tamaño de su mitomanía y menos la “cachaza” para el cinismo exhibidos por AMLO. 

Eso sí, López Obrador dijo que como presidente de Morena gana 600 mil pesos al año —50 mil pesos al mes—, cantidad claramente insuficiente para el mantenimiento de un paraíso natural de cientos de árboles maderables y frutales, como La Chingada. 

Además, AMLO asegura no tener otros ingresos y aunque dijo que sus viajes los paga con dinero de sus libros, no dijo la cantidad generada por los mismos. 

Desde 2012, según su declaración 3de3, AMLO dejó de ganar dinero. En 2012 el Partido del Trabajo y el PRD le pagaban 12 mil 500 pesos al mes. Luego, Honestidad Valiente AC le daba 20 mil pesos al mes y, en todo 2013 y 2014 no tuvo nada de ingresos. ¿Quién pagaba el mantenimiento, el predial, la luz, el agua, las flores y los servicios de un rancho de casi 14 mil metros y que requiere mucho trabajo? Si no fuera suficiente, el automóvil y la camioneta de AMLO, la casa en Tlalpan —donde vive—, un departamento y dos terrenos en Puebla, serían de su esposa. 

Y la esposa también paga el menaje de la casa, las obras de arte y las joyas. Nada es de López. De risa loca. 

El milagro de la política; la multiplicación de ranchos y casas con salario de “Godínez”. Al tiempo...

En su momento AMLO, el hoy misterioso propietario de mansiones, informó que su partido le pagaba, como presidente legítimo, 60 mil pesos mensuales, pero las cuentas no encajan. 

¿Con 60 mil pesos mensuales puede mantener por lo menos cuatro casas? En una vive con los hijos de su primer matrimonio, en otra, mucho más lujosa, con su nueva esposa. La mansión de "La Toscana" está dentro de Bosques de las Lomas y es el lugar más caro de esa colonia. Por esta impresionante mansión pagó más de 20 millones de pesos, incluyendo obra, alberca, cancha de tenis, jardines y exquisito mobiliario minimalista.

Ahí vive con su mujer venezolana y el hijo de ambos. Tienen una seguridad impresionante (también cara y escogida) en donde nadie se puede siquiera acercar, a menos que sea invitado. Con las inundaciones, se supo que tiene un condominio horizontal de lujo en Villahermosa y que estaba en ampliación y remodelación y tiene por lo menos otra propiedad, un rancho, en Macuspana, también en Tabasco. 

Hace tiempo que López Obrador no utiliza el modesto Tsuru blanco, se mueve en camionetas blindadas. Sus hijos han tenido la fortuna de ir a buenas escuelas, uno de ellos por lo menos ha estudiado en el extranjero y trabaja en la Procuraduría capitalina. ¿Pero… de qué vive López Obrador? 

No se trata de ahorros porque nunca en su vida trabajó en el sector privado o ha sido un profesionista exitoso en algún ámbito. Luego de la universidad, trabajó en el Gobierno Federal en posiciones muy modestas, de allí se fue a Tabasco, tuvo cargos medios en el gobierno estatal y fue por un periodo presidente del PRI en esa entidad. Cuando abandonó esa posición, por diferencias con el gobernador Enrique González Pedrero, estuvo un año fuera de toda actividad (cuando permaneció un tiempo en Cuba) y reapareció ya como candidato del entonces naciente PRD en su estado: hace 20 años, en 1988. 

Desde entonces y hasta el 97, su ocupación fue ser dirigente opositor, no tuvo ningún trabajo remunerado. Ese año se convirtió en presidente de su partido, y en 2000 fue Jefe del Gobierno capitalino hasta 2005, cuando volvió a ser candidato.

En el GDF dice que percibió un salario máximo de 60 mil pesos mensuales. No es ni fue jamás legislador, no escribe, no ofrece conferencias, no pertenece a ninguna institución académica, ni a una organización pública. No da asesoría a ninguna empresa u ONG, no tiene ninguna empresa, se supone que no recibe ingresos de ninguna otra fuente, ¿de qué mantiene sus mansiones? 

Por supuesto, no es el suyo un caso único, pero sí asombra que, sin haber aclarado jamás algunos de esos y otros capítulos de su vida, López Obrador se quiera convertir en inquisidor de muchos otros, acuse, descalifique, se burle y se queje. 

Tiene derecho López Obrador a defender su vida privada, lo que desconcierta es que una y otra vez utilice la vida privada de los otros, de sus adversarios, para justificar posiciones políticas, sin responder siquiera preguntas tan sencillas como: ¿de qué vive?, ¿quién lo mantiene?, ¿paga impuestos? 

Si se considera a sí mismo presidente legítimo, ¿hay algún mecanismo de transparencia que permita acceder a esos datos y verificar si son ciertos, como ocurre con cualquier otro funcionario público? Durante su gobierno en el DF, el manejo de los recursos se dio en la mayor opacidad. Hoy no es diferente. 

AMLO y sus mansiones son un misterio, empero muy evidente
Loading...
¡ CONTENIDO RELACIONADO!
Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog