Fracasa "RESCATE FRONTERIZO". Delincuencia se ha recrudecido en Tamaulipas

Tamaulipas.- Casi tres años después de que el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong , anunció tomar en sus manos la seguridad de la frontera y lanzó una estrategia federal con la promesa de reducir los índices de violencia en Tamaulipas , el terror desatado por la delincuencia se ha recrudecido este año, en especial en las carreteras que conectan a Nuevo León con ese Estado.

Asaltos de comandos armados, robos de vehículos y de pertenencias y hasta plagios masivos a plena luz del día son algunas experiencias que han enfrentado viajeros, entre ellos familias regiomontanas, que van a la frontera.

Sólo en días recientes, han trascendido al menos cuatro casos de ataques de la delincuencia contra familias de Nuevo León, así como otros incidentes violentos en Reynosa y Nuevo Laredo.

El viernes pasado, por ejemplo, tres familias regias que aprovecharon el fin de semana largo para viajar a McAllen fueron víctimas de grupos armados en la autopista Monterrey-Reynosa o en la entrada de esta ciudad tamaulipeca.

Osorio prometió el 13 de mayo del 2014 una estrategia federal de seguridad para la frontera, creando el Grupo de Coordinación Tamaulipas , integrado por elementos del Ejército, la Marina y el Estado, que sustituyó a las policías municipales, cooptadas por el crimen. 

"Vamos a restablecer las condiciones que permitan a los tamaulipecos recuperar la tranquilidad que se merecen", expresó entonces, cuando laviolencia hacía estragos en el Estado. 

Un día después dio una fecha meta para sus objetivos.

"En seis meses empezaremos con los primeros resultados", aseguró en una entrevista.

Tamaulipas , sin embargo, no ha dejado de ser uno de los Estados con más altos índices de inseguridad en el País.

En uno de los casos del viernes pasado, una familia fue asaltada por una banda de cuatro hombres armados en la autopista, unos 40 kilómetros antes de llegar a Reynosa. 

Durante una hora, trajeron a la familia en su propio vehículo por brechas, mientras era objeto de amenazas y despojada de su dinero, celulares y finalmente su camioneta.

En otro caso, pocos kilómetros antes de llegar al Puente Hidalgo, en el Centro de Reynosa y con luz del día, una familia fue asaltada y despojada de todo su dinero y sus pertenencias, aunque no del automóvil.

Un hecho más ocurrió ese viernes unos 20 kilómetros antes de la caseta de cobro por la Autopista a Reynosa, pero en tramo de Nuevo León, cuando otra familia, tras una persecución, logró burlar a un grupo armado que se desplazaba en dos camionetas y pretendía detener el vehículo en que viajaban. 

Asimismo, el 31 de enero dos sampetrinas y su chofer fueron también asaltadas y despojadas de su vehículo, al tomar el bulevar que los dirigía al Puente Anzaldúas, en Reynosa.

"Sólo en el mes de enero (en Reynosa) documentamos 31 secuestros, uno por día en la ciudad", reveló una fuente de la Procuraduría estatal.

El 2 de febrero, 11 cubanos que viajaban en un autobús de pasajeros para unirse a un grupo que buscaba asilo político en Estados Unidos, fueron secuestrados a la salida de Reynosa rumbo a Nuevo Laredo por hombres armados, que los liberaron tras el pago de un rescate.

En Nuevo Laredo, el 4 de enero fueron acribillados por el crimen organizado cuatro funcionarios de la Procuraduría del Estado, entre ellos Ricardo Martínez Chávez, quien semanas antes había sido nombrado delegado de la dependencia por el nuevo Gobierno panista.

Igualmente, amenazas y acciones violentas del crimen organizado contra El Mañana de Nuevo Laredo obligaron al periódico a dejar de circular los pasados 29 y 30 de enero.

Hace tres años, el titular de Segob se comprometió públicamente a regresar a Tamaulipas cada mes para evaluar sus resultados y, en caso de requerirse, ajustar el esquema. Osorio acudió a la cita sólo los primeros cuatro meses.


Toma Tamaulipas crimen organizado


La falta de resultados de esta estrategia federal de seguridad genera desesperación e impotencia en los sectores sociales y hasta en los mismos funcionarios encargados de combatir al crimen.

La violencia de cárteles contra autoridades tamaulipecas sigue desatada así como las guerras internas entre los grupos de la delincuencia organizada.

Hay municipios, como Victoria y Nuevo Laredo, donde hay una guerra fuerte entre los mismos cárteles que se combaten entre sí, y que, a la vez, han declarado la guerra a las autoridades, explicó un funcionario de la Procuraduría de Tamaulipas al analizar la situación actual de la violenciaen el Estado.

En plazas como Matamoros y Reynosa, la delincuencia organizada sigue controlando hasta negocios del Gobierno, como el cobro de piso a tianguistas, ambulantes, bares, taxis, burdeles y carretoneros.

"También siguen cobrando cuotas de protección a empresas locales y foráneas, ya sea constructoras, transportadoras, recicladoras y otras", señaló la fuente.

En Reynosa, los asaltos y secuestros en la entrada de la ciudad y en las carreteras se han incrementado este año, aunque no hay denuncias formales por la falta de confianza en las instituciones del Ministerio Público.

Pese al hermetismo con que se manejan las fuerzas federales en el Estado, es evidente que la presencia militar y de la Policía Federal ha bajado en las carreteras de Tamaulipas y en las mismas zonas urbanas.

Los grupos del crimen organizado han tenido una recomposición, dijeron las fuentes. Ahora las células del Cártel del Golfo en Matamoros y Reynosa se han unido con la Columna Armada "Pedro J. Méndez", de los hermanos Octavio y Cesáreo Leal y su lugarteniente Eloy Flores.

Su rival es ahora el autodenominado Cártel del Noreste (CDN), formado por Zetas o ex Zetas (los hermanos Treviño Morales, Z-40 y Z-42), que centran sus operaciones en Nuevo Laredo y la frontera de Nuevo León yTamaulipas , parte de Victoria y en Mante.
¡ CONTENIDO RELACIONADO!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog

¡Chat Informativo!