lunes, agosto 15, 2016

Tamaulipas: Desata ALARMA DEPREDADOR SEXUAL en Reynosa

Reynosa.- Alarma ciudadana suscitó el ataque que sufrieron dos niñas en la colonia Ernesto Zedillo durante la madrugada de ayer, en hechos donde una de ellas resultó herida con arma blanca por el depredador. 

En el caso más grave, una niña de las niñas, de 10 años, estuvo a punto de sufrir abuso sexual e incluso perder la vida, a manos del depredador que la sacó dormida y cargada de su domicilio.

Ya en la calle, a media cuadra de su casa, la menor despertó sobresaltada y opuso resistencia, siendo lesionada con un cuchillo oxidado de cacería por el depredador, quien le infirió una herida de varios centímetros abajo del cuello (que requirió sutura) y otra en la muñeca de la mano derecha, esta última cuando la víctima trató de evitar que el agresor la cortara en el cuello. 

Desesperada la niña, quien ya estaba de pie y era sujetada por la espalda, lanzó hacia atrás un puñetazo contra la cara del agresor, con todas sus fuerzas, logrando atinarle en plena nariz.

El depredador, de baja estatura, delgado y maloliente, se llevó ambas manos hacia la nariz, soltando a la menor y el cuchillo, lo cual fue aprovechado por la niña para darle una patada en el abdomen y salir corriendo antes de que el maleante se recuperara.

Al llegar a su casa la menor, sangrando abundantemente del pecho y gritando por ayuda, sus familiares salieron en persecución del agresor al enterarse de lo sucedido.

Armado con un bate el papá de la víctima recorrió las calles de la colonia en busca del depredador, sin embargo no pudo dar con él porque al parecer se escondió entre matorrales de los lotes baldíos.

SEGUNDO CASO

Durante la búsqueda por la colonia, los familiares de la menor agraviada se encontraron con otras personas que también buscaban al mismo depredador, ya que momentos antes había intentado llevarse a otra niña de una casa vecina.

Los familiares de la otra víctima, también de 10 años, quienes despertaron cuando la menor pidió ayuda desde su recámara, alcanzaron a ver la cara del agresor cuando éste salía corriendo del domicilio. 

La fisonomía del depredador coincide con la descrita por la menor lesionada; delgado, de baja estatura, al parecer moreno claro, de cabello corto, barba crecida y nariz recta, con ojeras marcadas, quien vestía pantalón de mezclilla y tenis negros. 

El sujeto despedía un olor fétido, como de una persona con varios días sin bañarse.

Enfurecidas ambas familias y vecinos se unieron en la búsqueda del depredador sin lograr dar con su paradero, pudiéndose decir de manera irónica que corrió con suerte, porque de encontrarlo se estuviera reportando un linchamiento.

Los familiares de la menor lesionada presentaron ante las Unidades Generales de Investigación (UGI) el cuchillo oxidado de cacería que utilizó el depredador para cortarla en el pecho y la muñeca.

DEMANDAN ALERTA 

Vecinos solicitaron a las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que se investigue con diligencia el caso y que se gire una alerta para capturar al depredador, ante el temor generalizado de que otras menores del sector o de cualquier colonia de la ciudad puedan ser victimizadas 

Señalaron que con los datos proporcionados por las víctimas y sus familiares, las autoridades ministeriales, en particular los técnicos de Servicios Periciales, pueden elaborar un retrato hablado del depredador, para utilizarlo en su búsqueda. 

El depredador al parecer vigila a sus víctimas antes de atacarlas, ya que parecía estar enterado de las personas con quienes viven, según revelan preguntas que hizo a la menor lesionada cuando le tenía en la calle, sujeta por la espalda. 

Cabe señalar que en los precisos momentos en que el depredador mantenía sujeta a la menor en la banqueta, por la calle pasaron dos jóvenes quienes al parecer lo conocen o no sospecharon que algo malo le ocurría a la niña ya que siguieron su camino sin voltear. La niña no les pidió ayuda porque el agresor amenazó con degollarla si lo hacía.

El papá de la menor lesionada y su esposa son de sueño ligero y supuestamente ante cualquier ruido se despiertan, por lo que no se explican cómo el depredador se llevó cargada a la niña sin que se dieran cuenta. 

El depredador es como una fiera cebada y no se descarta que en cualquier momento puede atacar de nuevo en el mismo lugar, pero ahora ya lo estarán esperando.

INTERVIENEN LAS AUTORIDADES

Además de realizarle el dictamen pericial de sus heridas, las autoridades ministeriales canalizaron a la menor agraviada ante el Instituto de Atención a Víctimas del Delito para que reciba terapia que le ayude a superar el impacto psicológico de los hechos violentos cometidos en su contra y aminorar las secuelas. 

De los hechos tomaron conocimiento dos UGI: la Especializada en Delitos de Robo, porque el agresor también se robó un teléfono celular y una Tablet del domicilio de la menor lesionada; y la Especializada en Personas Desaparecidas o privadas de su libertad, ya que el depredador sustrajo de su domicilio a la niña y la mantuvo retenida durante varios minutos.

También fue notificada la UGI No. 4 que se encontraba de turno, por la suposición inicial de abuso sexual contra la menor, pero al descartarse ese delito la investigación del caso recayó en las unidades especializadas antes mencionadas y los elementos de la Policía Investigadora Ministerial.
¡DALE LIKE, NUEVA PÁGINA!

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Chat Informativo!